Tras salir a la luz un escándalo judicial de la candidata de Cambiemos en la ciudad de Buenos Aires, Joanna Picetti que la involucra con un supuesto maltrato de menores, la plana mayor del espacio conducido por Mauricio Macri pidió que baje su candidatura pero la postulante a diputada no se baja.

Tanto el ministro del Interior, Rogelio Frigerio como el vicejefe de Gobierno, Diego Santilli reclamaron a Picelli que abandone la lista pero según informaron, a esta altura sería difícil que lo haga.

La acusada está octava en la lista de Vamos Juntos, que encabeza Elisa Carrió, que también pidió que abandone la lista. Además, la postulante fue dejada cesante de su puesto en AySA, según confirmaron a LA NACION fuentes del Gobierno. 

Por más que difícilmente el oficialismo pierda en CABA, genera una fuerte inquietud interna: es que, con el 50% que sacó en las PASO, al oficialismo le alcanzaría para obtener ocho bancas. Y Picetti, por ahora, sigue siendo la candidata número 8 de la lista.

Las alternativas son dos. Si la acusada renuncia antes de la elección, su puesto será ocupado por Patricia Holzman, jefa de gabinete y estrecha colaboradora del rabino y ministro de Medio Ambiente, Sergio Bergman, que está décima en la lista y subiría dos lugares por el cupo femenino. En cambio, si Picetti fuera inhabilitada luego de ser elegida, el que asumirá será Jorge Enríquez, actual subsecretario de Justicia porteño.