El escándalo de los “aportes truchos” en las campañas 2015 y 2017 de Cambiemos empieza a tener coletazos en el seno del gobierno de María Eugenia Vidal. Es que la decisión de la Gobernadora de pedir la renuncia a la tesorera del PRO y titular de la Contaduría General, María Fernanda Inza, generó resistencias en el organismo de control, al que desembarcaron 28 personas que pretenden ocupar cargos jerárquicos. 

También entre los senadores oficialistas el malestar se hace sentir. El bloque de Cambiemos, que encabeza Roberto Costa, defendió hace tan sólo una semana en el Senado bonaerense la “idoneidad y transparencia” de Inza. La aprobación de su pliego –que fue fuertemente cuestionado por las denuncias judiciales contra de la tesorera del PRO- se logró con el apoyo de los massistas José Luis Pallares y Fernando Carballo. 

Lo cierto es que la designación de Inza tuvo un tratamiento exprés. El 6 de julio se oficializó en el Boletín Oficial la renuncia del ex contador Gastón Messineo, y a los pocos días el Ejecutivo provincial salteó la discusión en comisiones y logró colar en labor parlamentaria en el Senado el pliego de Inza, junto a los otros dos de la terna, Beatriz Melillo y Raquel Duda. 

Según establece el artículo 82 de la Constitución bonaerense, la Cámara Alta es la encargada de presentar al Ejecutivo una “terna alternativa para el nombramiento de Tesorero y Subtesorero, Contador y Subcontador de la Provincia”. Pero en el caso de la Contadora, la propuesta salió de la propia Gobernadora.

El procedimiento legal para oficializar la renuncia de Inza también requiere la aprobación del Senado, es decir, sucederá en agosto, tras el receso invernal. Se espera que la misma sesión, la Cámara Alta trate los pliegos de quien ocupará el puesto vacante.

En tanto, en la Contaduría General explotó ayer la bronca entre los empleados de carrera, que hace años trabajan en el organismo de control, y el multitudinario equipo de Inza que insiste con ocupar los cargos jerárquicos, a pesar de no contar con los nombramientos correspondientes.

“Se habla de que ya hay dos personas que están ocupando el puesto de dos subsecretarías. El subsecretario Legal y Técnico y la otra subsecretaría del área de Delegaciones. Yo no sé si ya están firmados los decretos con la designación, pero lo van a estar en cuestión de horas”, afirmó a Diagonales Pedro Fernández, el titular de la Asociación del Personal de Organismos de Control (APOC), quien consideró además que en el organismo “la política ha ido invadiendo a la técnica. Hay muchos cargos vacantes y es un pedido muy vehemente que los cargos que son de carrera históricamente en la Contaduría sean respetados”.

Fernández detalló además a este medio que la celeridad en ocupar los cargos de la Contaduría se debe a voluntad e interés político del Ejecutivo. “Fue todo en muy cortos días. El contador renuncia, en cuestión de días se aprueba el pliego de Inza. Y a los 4 o 5 días presenta la renuncia. El Tribunal de Cuentas tiene vacantes desde 2016 y no se cubren. Cuando se generó la vacante en la Contaduría se cubrió en una semana, es político”, explicó.

Si bien en la mañana de ayer la decisión de Vidal era que el subcontador Carlos Vittor se haga cargo del organismo "por varios meses", algo cambió en la Casa de Gobierno bonaerense, ya que por la tarde el equipo vidalista informó que mandarán un nuevo pliego en agosto para cubrir el cargo. Incluso desde el oficialismo intentaron disimular el escándalo Inza planteando que la designación de la ex Legal y Técnica "era provisoria".

El reclamo del personal de carrera

La mayoría tenemos 20 años de trabajo acá. Hace años y meses que estamos esperando por la resolución de los concursos, pero parece que esta gente tiene apetito voraz de acomodo. Por eso coparon el despacho del Contador General”, plantea una misiva que circuló ayer entre los trabajadores de la Contaduría.

Y agrega: “Estas personas de Inza, no pertenecen a la Contaduría, no tienen designación, no tienen ningún sustento legal para estar”.

Diagonales habló con representantes del personal de carrera del organismo quienes relataron que desde hace meses a pedido de un “esfuerzo especial” de la gestión provincial se extendió su jornada laboral 2 horas. Además la caída del Sistema Integral de Gestión y Administración Financiera (SIGAF) -que habría sido el real motivo de la renuncia del ex contador Messino- complica aún más la realización del trabajo.

Incluso el representante de APOC detalló que “hubo un pedido de esfuerzo para sacar esto adelante, queremos acompañar, pero que se respete al personal de carrera y se acelere el proceso de concursos que vienen muy lento”.

Históricamente, los cargos ocupados por personal de carrera en la Contaduría fueron las Direcciones Generales y los cargos de Contadores Fiscales Delegados.