A partir de la tensión que se generó entre los trabajadores del Astillero Río Santiago y el gobierno de María Eugenia Vidal, el ministro de Economía de la provincia de Buenos Aires, Hernán Lacunza, confirmó la voluntad del Ejecutivo par resolver el conflicto: trasladar a los empleados a la obra pública. Los empleados explicaron que ellos ya lo están haciendo y aseguraron que esa propuesta "es una muestra más de que no tienen ni idea lo que es la industria naval y el potencial de la planta".

Los trabajadores vienen reclamando que no tienen insumos para trabajar, desde el gobierno bonaerense propusieron como salida reconvertir el perfil productivo de la misma. Este jueves lo confirmó Lacunza ante la prensa: "estamos planteando que pasen a hacer obra pública que tanto hace falta en la Provincia".

Al respecto, el delegado del Astillero, José Montes, en conversación con Página 12 aseguró que "esta nueva propuesta de Vidal nos recuerda a la de Duhalde que en el 93 decía que el Astillero tenía que dedicarse a construir casas" y consideró que la propuesta es de "una ignorancia brutal".  Luego criticó fuertemente a la Gobernadora: "va a terminar su mandato y Vidal no va a entender a qué se dedica el Astillero".

El estatal detalló que "acá se fabricaron íntegramente 12 de las 16 turbinas de Yacyreta, una de las obras públicas de mayor envergadura de los últimos tiempos". Además dijo que en la planta también hicieron el techo del estadio de La Plata, el Teatro Argentino y las estructuras de diferentes puentes para cruces viales en zonas inundables.

Por eso, consideraron que con esa propuesta "confirman la ignorancia total que tienen sobre el astillero" y agregaron: "es una muestra más de que no tienen ni idea lo que es la industria naval y el potencial de la planta".

El conflicto lleva ya varios meses, pero desde agosto la situación se complicó aún más. Los trabajadores que venían manifestándose en Ensenada se desplazaron a la capital de la Provincia para hacer oír sus reclamos. El 21 de agosto se concentraron en las puertas de la Gobernación y fueron brutalmente reprimidos por la policía y a pesar de ello permanecieron con un acampe hasta que finalmente desde la gestión de Vidal se comprometieron a entregar la materia prima correspondiente. Además, les habían prometido una reunión con Lacunza y con el ministro de Trabajo, Marcelo Villegas.

Como no cumplieron con sus promesas, el martes pasado los trabajadores del Astillero tomaron pacíficamente las instalaciones del Ministerio de Economía bonaerense por más de 15 horas para exigirle a las autoridades respuestas ante la parálisis de producción a la que se enfrentan. Por falta de fondos no tienen la materia prima necesaria para continuar con los trabajos en ejecución y que si no se terminan, le costará a la Provincia millones en multas.

Lo que desactivó la toma fue un nuevo acuerdo con Ejecutivo. Se comprometieron a entregar el "gas y oxígeno para la continuidad de las obras en ejecución, a hacer efectivos los meses adeudados en conceptos de retenciones y suspender los futuros descuentos de las vacaciones mientras dure la mesa de concertación garantizando su funcionamiento hasta fin de noviembre con la Pastoral Social como integrante", según informaron en un comunicado los Astilleros.

En ese entonces, también circuló el rumor que una salida a la problemática de la fábrica sería reconvertir el perfil productivo de la misma y trasladar a los empleados a la obra pública y finalmente lo confirmó Lacunza. Por eso, los trabajadores están discutiendo cómo continuarán las medidas de fuerza y ya anunciaron que se sumarán a los paros convocados por la CTA y CGT.