La caída en el consumo es un de los principales problemas por los que atraviesan los empresarios de prácticamente todos los rubros desde que asumió el Gobierno en diciembre de 2015. Tras un 2016 negro con fuertes caídas en los niveles de compra, este año pareciera ser más leve la baja en las ventas, aunque aún se registran números negativos. La Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) indicó que las ventas minoristas cayeron 0,3% en agosto.

A pesar de la caída, que involucra a 11 de 18 rubros relevados, la CAME es optimista:  "Los empresarios esperamos que 2017 pueda finalizar con la actividad comercial en alza”, aseguraron.

Para la Confederación, "las cantidades vendidas por los comercios minoristas cayeron 0,3% en agosto frente a igual mes del año pasado y acumulan una baja anual de 2,6% para los primeros ocho meses del 2017" y "en la comparación con julio, el declive fue de 8,7% aunque se debe básicamente a factores estacionales ya que se compara contra un mes donde el consumo habitualmente salta de la mano del aguinaldo y las vacaciones".

Entre los rubros relevados, la marroquinería (-2,9%) y el calzado (-2,8%) fueron los más afectados, seguidos por joyerías y relojería (-2,5%) y textil (-2,2%). En contraposición a estos números a la baja, hubo sectores que aumentaron levemente las ventas respecto a 2016, que es necesario aclarar fue un año negro para el consumo por lo que se espera un repunte mayor. Así es que la Perfumería y cosméticos subieron un 2,9% las ventas y materiales para la construcción y jugueterías y librerías que registraron un 2,5% a la alza.

"Se notó este mes más optimismo entre los empresarios. Incluso en las tiendas que aún siguen cayendo. En la medida que se va conociendo la evolución positiva de diversos indicadores económicos, hay más confianza en que la actividad comercial comience a repuntar en los próximos dos meses para cerrar con un buen fin de año en ventas", añadió la CAME.