Más de 200 trabajadores del petróleo se manifestaron ayer en el Concejo Deliberante de Bahía Blanca para pedir por la reactivación de la refinería Elicabe y por mantener los 1000 puestos laborales que genera la planta. El responsable gremial, Gabriel Matarazzo, usó la Banca 25 para manifestar la preocupación que existe por la paralización de tareas en la planta ubicada en el barrio Loma Paraguaya.

El complejo perteneció hasta hace dos años a Petrobras, pasó a manos de Pampa Energía y actualmente está en proceso de traspaso a Puma Energy, subsidiaria de la holandesa Trafigura, que pisa fuerte en el mercado internacional del Gas Natural Licuado. Según fuentes gremiales, no adquiere crudo para refinar, porque está muy caro.

Según explicó ayer Matarazzo, el freno a la producción se produjo a principios de este mes “por una decisión errónea del Ministerio de Energía”. “Ojalá que los cambios que se produjeron hoy mismo con la asunción del nuevo ministro traiga soluciones”, planteó Matarazzo al diario local La Nueva.

La figura destacada entre los trabajadores de la refinería y referentes del sindicato de petróleo, gas y biocombustible, fue el ex secretario de Gobierno del Municipio y sindicalista petrolero, Fabio Pierdominici.

“Nos han dicho que la refinería es obsoleta pero eso no es así. Si no da ganancias que la vendan, pero que no la cierren”, pidió otro de los delegados del gremio. Y apuntó contra el arco político local: “La pasividad  que vemos  desde el ámbito político es preocupante. Si bien todavía no han llegado telegramas algo huele mal en todo esto”.

Tras la intervención de los petroleros, los concejales aprobaron por unanimidad un proyecto referido a la preocupación por la posible reducción de personal en la refinería y pidieron medidas para evitar cualquier despido. El proyecto había sido presentado por los espacios peronistas (PJ-Cumplir, Unidad Ciudadana-PJ y el Frente renovador) y sobre el inicio de la sesión reunió el apoyo de los 12 ediles de Cambiemos.