El Mundial de fútbol de 2026 se jugará en tres países y con 48 participantes, todo un salto para la más importante del planeta a nivel futbolístico. Estados Unidos, México y Canadá serán los encargados de la cita tras derrotar hoy a la candidatura de Marruecos por un contundente 134 a 65 en la elección celebrada por el Congreso de la FIFA reunido en Moscú.

La elección parecía decidida de antemano, y las presentaciones finales de ambas candidaturas en el Expocentre moscovita no hicieron más que afirmar esa idea. "Tenemos estadios de clase mundial, todos construidos ya", fue uno de los argumentos de los norteamericanos que convenció a los integrantes de la FIFA Todo lo que Marruecos, eterno candidato, no tiene, porque debe construirlo en su mayor parte.  A su vez, estos tres países prometieron ingresos por 14.300 millones de dólares, casi el doble que los africanos.

La ampliación a 48 equipos es toda una revolución en la Copa. Si Uruguay 30 se jugó con 13 países y Argentina 78 con 16, en España 82 se saltó a 24 y en Francia 98 a 32. Existe la posibilidad de que ya en Qatar 2022 participen 48 equipos, pero por ahora el debut del Mundial XL será en Estados Unidos/Canadá/México 2026. La presencia de 48 participantes tendrá un beneficio directo sobre el fútbol sudamericano, que contará con seis plazas directas en el Mundial y una séptima a disputar en un repechaje.

La decisión de este 13 de junio de 2018 en Moscú marca también un punto y aparte para la FIFA. Después de las irregularidades en los años anteriores que derivaron al FIFAgate, por primera vez, votaron los 207 miembros de la FIFA. El voto de Brasil, Argentina y Alemania valió tanto como el de Andorra, Vanuatu y Belice. Hacía siete años y medio que la FIFA no elegía la sede de un Mundial.

Ahora, ¿esta decisión perjudica a la intensión de Argentina, Paraguay y Uruguay de organizar el Mundial 2030? Todo indica que sí, por dos razones. Primero, por que la FIFA no otorgaría que se hagan dos copas consecutivas con tres países como sedes, y segundo por la posición en contra de los europeos que ya comenzaron a poner el grito en el cielo para que no se hagan dos mundiales en el continente americano.

Justamente, Inglaterra sería el principal molesto, ya que se quiere quedar con la organización del torneo que marcará los 100 años del desarrollo de la Copa del Mundo.