En lo que fue la primera sesión ordinaria en la Cámara de Diputados bonaerense en el que la gobernadora, María Eugenia Vidal, con más de dos tercios consiguió la media sanción a la prórroga de la emergencia en infraestructura y administrativa, la bajada de línea del peronismo parece haber sido la chicana hacia la mandataria. Le cuestionaron que no se responsabiliza por sus decisiones "no firma ni el boletín de los chicos".

Luego de la sesión especial en conmemoración por el 42º Aniversario del Golpe de Estado del 24 de marzo de 1976, tuvo lugar la primera sesión ordinaria del 2018. 

En ese encuentro, el proyecto de Ley para prorrogar “por el término de un año las declaraciones de emergencia en materia de infraestructura, hábitat, vivienda y servicios públicas y en materia administrativa y tecnológica”, obtuvo media sanción. Con la negativa de las bancadas peronistas, se activaron las críticas y el recinto se convirtió en un sinfín de chicanas hacia la Gobernadora.

Lo primero que molestó a los diputados fue el modo en que el oficialismo introdujo el proyecto, el legislador por el Frente de Izquierda, Guillermo Kane, señaló que ingresó “nuevamente 48 horas antes de la sesión, sin tratamiento en las comisiones para tratar de llevarse puesto el debate en la Legislatura”.

Destacó que “la Ley que se está tratando de aprobar estas dos emergencias en una sola, no sabemos si por economizar esfuerzos, o si les demandaba demasiado esfuerzo, no hay una fundamentación” y aseveró: “ni siquiera se quiere someter a votación cada emergencia por separado”. Luego señaló que “es una forma muy rara de encarar el debate legislativo”.

A continuación la integrante del bloque Peronismo Kirchnerista, Rocío Giaccone, señaló que “estamos asistiendo a otro fracaso de Cambiemos” y que el hecho de estar nuevamente tratando la prórroga a las emergencias, “significa que quienes gobiernan fueron incapaces de resolver en más de dos años los problemas de la Provincia”.

Luego recordó que las comisiones de control que prometió la Gobernadora junto con las emergencias no se realizaron y que la “rendición de cuentas a esta Legislatura nunca llegó”.

Luego se remitió al primer acto de apertura de sesiones legislativas que encabezó Vidal y expresó que “mi mayor preocupación es que no hayan podido hacer andar las carretas de las que habló la Gobernadora” (cuando criticaba los sistemas burocráticos de la Provincia de Daniel Scioli) y le pidió al legislador Marcos Di Palma que le “enseñe algo de velocidad”.

Luego fue el turno del diputado por el Frente de Unidad Ciudadana FpV-PJ, Walter Abarca, quien reprochó: “en el Gobierno de la transparencia que pregona la Gobernadora Vidal nos piden mecanismos que evaden los mecanismos de control”. A la vez que consideró que "son las leyes de la antitransparencia”.

El legislador explicó que con estas emergencias,  la mandataria "va a tener disponibles $ 85mil millones para un año electoral y los va a manejar a discreción y sin control".

Por ese mismo partido, Facundo Tignanelli, cuestionó a Vidal: “para qué sesiona esta cámara, por qué no le ahorramos plata a la Gobernadora si igual hacemos lo que ella quiere”. También remarcó que en la Legislatura “todo es en forma express” y agregó: “la idea evidentemente del Ejecutivo es que no sesione”.

El legislador, Carlos Moreno, repudió el modo en que tuvo lugar la última sesión legislativa del 2017 en la que “se votaron leyes en las que nadie sabía qué se trataban” por decisión del Ejecutivo.

Luego, dijo que el primer error de Vidal “es la delegación de facultades, no firma ni el boletín de los chicos, si cree que eso la va a poner a salvo de las responsabilidades de ella por el accionar de sus ministros y directivos, está equivocadísima”.

Para Moreno, el segundo error es que “la Gobernadora habló de transparencia, de institución y esto que acá se vota no tiene nada que ver con eso”.

Finalmente consideró que “este es el Gobierno que menos respeta las normas en su accionar” y chicaneó: “no les queda con quién pelear, se parecen a nosotros en una época, de eso sabemos, tenemos un doctorado”.