A pesar de la voluntad del oficialismo de expulsar al diputado nacional por el Frente para la Victoria (FpV), Julio De Vido del Congreso, Cambiemos no obtuvo los 2/3 de los votos afirmativos necesarios para hacerlo.

Luego de dos Comisiones de Asuntos Constitucionales, el 19 y 25 de julio y, tras un largo debate en la Cámara de Diputados que comenzó al mediodia, la diputada Elisa Carrió no logró su objetivo expulsar al ex funcionario kirchnerista del Congreso a quien considera un "traidor a la patria".

En el parlamento, De Vido habló por primera vez tras ser acusado por Cambiemos y denunció que es víctima "de un plan sistemático de marketing" orquestado por el asesor en comunicación del PRO, Jaime Durán Barba en el marco de la campaña legislativa.

Carrió, habló a continuación y explicó que pidió "la exclusión de Julio de Vido por infame y traidor a la patria en los términos del artículo 36 de la Constitución Nacional".

El ex ministro consiguió el apoyo del Movimiento Evita y otros sectores peronistas, además de la izquierda. Mientras que el oficialismo (86 votos), contó con el apoyo del massismo (36) y de la centroizquierda (GEN, socialismo y Libres del Sur, (7 votos) para avanzar con su proyecto, sumá sólo a una parte del bloque Justicialista que lideran Diego Bossio y el sindicalista Oscar Romero.

Finalmente, hubo 138 votos afirmativos por la expulsión de De Vido y 95 negativos. Además hubo 3 abstenciones.