El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, destacó en su debut ante la Asamblea General de la ONU que si Corea del Norte insiste en su postura de desarrollo de su programa nuclear y el lanzamiento de misiles, su país "no tendrá otra opción que destruir totalmente" al régimen de Kim Jong Un, a quien llamó "hombre-cohete" y consideró que "está en una misión suicida".

"Es tarea de todos los países aislar al régimen de Kim hasta que cese en sus hostilidades", lanzó en un pedido dirigido a China y Rusia para ejercer presión hacia Pyongyang. Además, el mandatario hizo hincapié en las "graves amenazas" a las que se enfrentan EEUU y el resto del mundo, entre ellas, la expansión de los "terroristas y extremistas".

También elevó sus críticas contra Irán y reiteró sus dudas sobre el futuro del acuerdo nuclear firmado con la teocracia persa. "No podemos permitir que un régimen asesino continúe sus actividades desestabilizadoras mientras desarrolla su plan nuclear", señaló.