El país atraviesa por el peor momento de los últimos 10 años. Distintos sectores se ven afectados profundamente por una política económica que lejos de resolver los problemas existentes no ha hecho más que agravarlos. En ese contexto, el negocio de los supermercados no es ajeno a esta realidad y por eso salen a expresarse para contar que es lo que están viendo.

"El negocio de los supermercados está muy complicado, la verdad es que la situación está muy fea", manifestó el vocero de la Federación Argentina de Supermercados, Fernando Aguirre. Además señaló que en el último mes las ventas cayeron un 5 por ciento en volumen y que la suba de precios en apenas dos meses está entre el 10 y el 15%. 

A pesar de los aumentos antes señalados aclaró que las nuevas listas de precios se combinan con promociones para evitar que el derrumbe del consumo sea todavía mayor. "En cuanto a precios, la situación está muy cambiante y a veces cuando se habla de una suba de precios de una determinada empresa después hay que ver cómo termina siendo el arreglo. A veces vienen listas de precios con aumentos, pero también vienen bonificaciones porque el fabricante sabe que la venta está en caída y en realidad esa lista de precios no es tal hasta dentro de unos cuantos días. También hay listas de precios que directamente se retiran", contó Aguirre en declaraciones a radio La Red.

El vocero de los supermercados remarcó que el abastecimiento de productos está volviendo a la normalidad: "Cuando el dólar estaba muy desbocado, no se entregaban algunos productos, pero ahora eso está regularizado", señaló. 

En cuanto a los aumentos, recordó que CAME midió una caída en las ventas de alimentos de entre 4,5 y 5 por ciento y confirmó un nuevo fenómeno en el comportamiento de los consumidores. "En los últimos tiempos la mayoría de las marcas que se destacan son las de segundo orden, no las líderes. Eso marca algo: la gente pasa a la segunda o tercera marca o a la de los supermercados", expresó. 

"Las promociones de 3x2 que obligan a la gente a hacer cálculos para saber cuánto cuesta realmente el producto está empezando a perder fuerza. Además, la duda es si el día anterior el producto no se subió para que después la promoción deje el precio final al que tenía el día anterior, y eso es un engaño. Todo eso empieza a perder fuerza", concluyó Aguirre.