A pesar de que el Ejecutivo había firmado un acuerdo con YPF, Shell y Axion para que los precios de los combustibles se mantengan fijos por dos meses (hasta julio), desde mañana habrá un leve aumento en las naftas que será cercano al 1,3 por ciento.

El alza se debe al aumento de poco más de 6 por ciento en el Impuesto a los Combustibles, aprobado en la reforma tributaria del año pasado. Como en dicha normativa se incluían modificaciones en el Impuesto a la Transferencia de Combustibles a partir del 1 de junio es que se da un nuevo aumento en los combustibles.

La nafta súper pasará a costar 28 pesos el litro en la mayoría de los surtidores de la Capital Federal con las normales variaciones de precios en el resto del país.