La diputada ensenadense Susana González protagonizó un intenso cruce con funcionarios del gobierno municipal de Berisso luego de que un control de tránsito expusiera que tenía 0.1 gramos de alcohol en sangre por encima de lo permitido.

El episodio sucedió en la medianoche previa a Semana Santa cuando la legisladora que responde a Mario Secco conducía por las calles Montevideo y 9 y personal de Control Urbano la detuvo para realizar un control de alcoholemia. González, que conducía un Chevrolet Astra, registró 0,51 gramos por litro de sangre (una décima por encima de lo permitido) por lo que fue multada con $5.000 y el secuestro del vehículo.

Desde el municipio que encabeza Jorge Nedela dejaron trascender que la diputada se comunicó con el secretario de Seguridad del municipio “para zafar” del secuestro del vehículo.

En tanto, la legisladora aclaró que “había tomado dos copas de vino, no soy alcohólica, y la inspectora me dijo que si esperaba diez minutos esa décima de más me bajaba”. Ante esa situación González pidió esperar diez minutos antes de hacerse un nuevo control pero, trascendió, el personal de Seguridad Vial de la Nación no se lo permitió.

En ese momento, González llamó por teléfono al titular de Seguridad berissense, Hugo Dagorret, y según relató le pidió “que me diera esos diez minutos”.

Sin embargo, el operativo siguió y a González le secuestraron el vehículo. “Me dejaron sin auto toda la Semana Santa a pesar de haber pagado la multa. En ningún municipio hacen eso, fue intencional”, disparó la disputada.

A un mes del episodio, la ensenadense cargó contra el funcionario de Berisso por difundir la noticia: “Es un pobre tipo si hace política con esto. Dagorret es el único que tenía ese dato (del procedimiento) y la mala intención de difundirlo”.

La legisladora kirchnerista sostuvo que “una décima no marca mi calidad de persona, ni mi responsabilidad como política” y señaló: “Me presenté en el juzgado y pagué la multa como corresponde”.