A poco más de una semana del inicio de las clases, los sindicatos docentes porteños rechazaron el aumento salarial del 12% propuesto por la gestión de Horacio Rodríguez Larreta por considerarla "insuficiente" y denunciaron que "quiere imponer el tope salarial".

Los gremios docentes pretenden una suba salarial para los maestros del 24% con cláusula gatillo para resguardarse en caso de que la inflación que proyecta el oficialismo sea mayor. Es por eso que consideraron "insuficiente" la oferta de Rodríguez Larreta del 12% en tres cuotas: 6% en marzo, 3 en agosto y 3 en octubre.

El secretario general de la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE), Eduardo López, aseguró que "nosotros rechazamos la propuesta del gobierno y ellos rechazaron la nuestra".

El referente de CTERA expresó que el Ministro de Educación porteño, "ante la falta de acuerdo, en el mes de marzo liquidará una suma de 600 pesos por cargo, hasta dos cargos (30 pesos por hora cátedra hasta 40 horas) como adelanto de paritarias que se suman a los 400 pesos que se abonaron durante los últimos tres meses".

La secretaria adjunta de la Asociación Docente de Enseñanza Media y Superior (Ademys), Amanda Martín, señaló que "el gobierno (porteño) quiere imponer un tope salarial para docentes y para el resto de los trabajadores, consagrando una nueva rebaja salarial y nos empuja a un conflicto".

A continuación advirtió que "las reuniones tendrán continuidad en la medida que el gobierno convoque, aunque el conflicto es inminente".

Finalmente advirtieron sobre la inminencia de un conflicto, no descartaron que peligre el inicio de las clases en la ciudad de Buenos Aires, aunque remarcaron que siguen abiertos al diálogo a la espera de una nueva convocatoria.