Los trabajadores de subte de las líneas E y H realizan un paro total del servicio como parte del plan de protesta contra el acuerdo paritario firmado por la UTA y Metrovías del 15% de aumento. En este contexto, el gobierno porteño decidió enviar a la Policía de la Ciudad que avanzó contra los metrodelegados y reprimió con balas de goma. 

"Nos tiraron balas de goma", gritó uno de los metrodelegados ni bien había comenzado la medida  de fuerza en las líneas E y H.

Desde la línea H, Claudio Dellacarbonara contó: "estamos rodeados por la policía. Hubo incidentes, empujones y balazos de goma. Lo que están tratando de hacer es aberrante, porque están intentado impedir que usemos nuestro derecho constitucional a protestar y hacer huelga. Nos están queriendo sacar de nuestros puestos de trabajo a la fuerza". 

La  medida de fuerza del día de la fecha contemplaba el corte total del servicio hasta las 12 y luego la apertura de molinetes hasta las 14 horas. Lejos de transcurrir el paro  con normalidad, el gobierno porteño  encabezado por Horacio Rodríguez Larreta ordenó que las formaciones sean conducidas por personal jerárquico, que fue escoltado hasta las vías por un operativo a cargo de la Policía de la Ciudad. Ante esta situación, los trabajadores del subte intentaron impedirlo y las fuerzas de seguridad comenzaron a reprimir y a lanzar balas de goma en medio del andén de la Línea H.

Este plan de acción llevado a cabo por los metrodelegados es en rechazo del acuerdo paritario salarial de 15,02 por ciento entre el Gobierno, la concesionaria Metrovías y la UTA, y las más de 100 suspensiones a los trabajadores que, desde el 23 de abril, participan en las protestas.