El gobierno de Mauricio Macri aprobó hace unos días una licitación pública para adquirir 2000 toneladas de leche entera en polvo fortificada con hierro, zinc y ácido ascórbico –en envases de 800 gramos– a un valor total de 202,1 millones de pesos. Lo llamativo es que una de las empresas adjudicadas tiene como actividad principal, según figura en Afip, el cultivo de arroz.

La licitación pública Nº 61/2017 del Ministerio de Desarrollo Social, destinada a “brindar asistencia inmediata a comunidades en las que se observaron problemas relacionados con la alimentación y la salud,”, se instrumentó a un valor promedio de 101.058 $/tonelada, equivalente a 5015 u$s/tonelada al tipo de comprador BNA actual.

Se trata de una cifra 37% superior al valor FOB promedio de la leche en polvo convencional fraccionada registrado en octubre del año pasado (3646 u$s/tonelada), según el último dato publicado por la Dirección de Lechería de la Nación.

Esta asignación fue concedida a cuatro empresas en partes iguales: Tiagro SRL (a un valor de 93.750 $/tonelada), Williner (99.500 $/tonelada), La Sibila (100.980 $/tonelada) y Lácteos La Ramada (110.000 $/tonelada).

Tiagro SRL es justamente la empresa cuya actividad principal es el cultivo de arroz, mientras que las actividades secundarias comprenden cría de ganado y alquiler de maquinaria y equipo agropecuario. Sus titulares son Arístides Humberto Pucciariello y su hija Josefina Pucciariello. A partir de esto se desprenden varias preguntas. La primera sin dudas es por qué el Gobierno decide comprarle a una empresa que no es productora de leche en polvo. Y segundo, si hay algún tipo de "negocio" detrás de esta maniobra.

Cabe señalar que la licitación pública Nº 61/2017 desestimó las ofertas presentadas por las firmas Alimentos Vida, Compañía Americana de Alimentos, Fábrica de Alimentos Santa Clara y Verónica.


Fuente: Lechería Latina