La Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito difundió el mapa del sector que fue delimitado por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires para la vigilia durante la sesión del 8 de agosto del Senado Nacional. Denunciaron que el espacio asignado es más reducido que en la última vez y responsabilizaron a Horacio Rodríguez Larreta y al presidente, Mauricio Macri, "por lo que pueda ocurrir" en materia de seguridad.

El miércoles los legisladores nacionales decidirán si el aborto en Argentina es legal, seguro y gratuito, ó clandestino. Mientras debaten en el Congreso, se espera la concentración de miles de mujeres y hombres en apoyo de la medida. También se concentrarán aquellos que están en contra de este derecho.

A diferencia del 13 y 14 de junio, cuando el proyecto obtuvo media sanción en diputados, las autoridades decidieron vallar completamente la plaza del Congreso y a su vez reducir el sector para manifestarse. Lo que despertó gran preocupación en las referentes de la Campaña porque esperan el doble de personas que en la marcha anterior. 

El perímetro para manifestarse a favor del aborto legal contempla las avenidas Callao, Rivadavia, Avenida de Mayo y 9 de Julio. Se podrá ingresar por el norte, desde Corrientes o Córdoba. Mientras que los antiderechos ingresarán por el sur, sobre la avenida Hipólito Yrigoyen.

A su vez, desde la Campaña informaron que habrá tres escenarios para poder seguir la sesión y por donde pasarán diferentes artistas invitados. Las mismas estarán instaladas en Callao y Bartolomé Mitre; en 9 de Julio y Avenida de Mayo; y en Paraná y Avenida de Mayo.

También habrá cuatro pantallas gigantes instaladas en diferentes puntos de la zona delimitada, varias carpas con talleres, paneles de debate, puestos de seguridad y además bandas, poesía, intervenciones político-artísticas, comediantes, cirqueras.

En la conferencia de prensa del 7 de agosto, las organizadoras manifestaron su preocupación porque se espera una movilización multitudinaria en la noche del 8 y la madrugada del 9 del corriente y consideran que se duplicará la cantidad de personas que participaron de la vigilia del 13 y 14 de junio, en la que hubo al menos un millón de personas. 

La preocupación radica en que las medida de seguridad dispuestas por el gobierno de la Ciudad y de la Nación, se redujo considerablemente el espacio disponible para que circulen las manifestantes y una fuerte presencia policial. Al respecto, explicaron que "con una falta de sentido y de responsabilidad nos están dando menos espacio que el 13 de junio. La plaza va estar completamente vallada. Responsabilizamos al gobierno de la Ciudad y la Nación por lo que pueda ocurrir".