La ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, volvió a dejar declaraciones peligrosas en una Argentina que se torna cada vez más violenta. En esta oportunidad avaló la posesión de armas de fuego y dejó librado a la decisión de cada individuo la posibilidad  de hacer "justicia" por mano  propia. 

Fue en una entrevista para el medio Puntal AM de Córdoba, donde la ministra lanzó una de sus tantas polémicas frases que no hacen más que promover la violencia: "El que quiera estar armado, que esté armado; el que no quiera estar armado, que no esté armado", lanzó Bullrich y se escudó en que "la Argentina es un país libre". 

Cabe señalar  que previamente había estado conversando sobre el caso de Chocobar en el que aseguró una vez más que el policía "actuó para defender a la gente, a un ciudadano americano que lo estaban apuñalando ¿Le vamos a dar perpetua a quien defendió a un ciudadano americano?". 

La ministra macrista estaba sufriendo un escrache por parte de estudiantes de Río Cuarto que repudiaban su postura a favor del gatillo fácil