Juan Martín Del Potro no pudo con Rafael Nadal. Lo intentó. Buscó por todos lados, pero el español nunca le dio chances y se quedó con un partido épico en Wimbledon, la catedral del tenis. Se impuso en 5 sets por 7-5, 6-7, 4-6, 6-4 y 6-4  en cuatro horas y 47 minutos y terminó con el sueño del argentino de ser número 3 del mundo, lugar al que nunca llegó.

Con amargura, el argentino se despidió del tercer Grand Slam del año que le pudo haber permitido ascender en el ranking de tan sólo haber ganado este partido. Pero enfrente estuvo el intratable e inquebrantable Nadal, que con la eliminación de Roger Federer tiene todo listo para consagrarse otra vez en el césped londinense, como en 2008 y 2010.

Fue un partido muy parejo el del argentino y el mallorquín, pero ganarle es casi imposible y lo sufrió Delpo.