La plataforma de contenido online (tv streaming a la carta) ha logrado cambiar las costumbres de consumo de ficciones, pero también parece querer cambiar el esquema de exhibición del cine y las nuevas pantallas.

En reuniones familiares, ámbitos laborales y sociales se suelen recomendar ficciones, y allí siempre surge esa pregunta latente ¿la serie/película/documental está en Netflix? El nombre de la empresa que más rápido creció en la historia pasó rápidamente a ser parte del vocabulario cotidiano de la gente y un lugar referente donde para muchos habitan las buenas ficciones.

El repartidor de DVD’s

Toda serie tiene su primer capítulo de presentación, y podemos decir que el capítulo uno de esta plataforma digital es digno de un inicio cinematográfico. Primero las pistas del origen; sólo diré las palabras clave: “Amazon”, “Blockbuster”, “Apollo XIII”, todas son en parte las chispas que encendieron la idea.

Amazon que es un gigante reconocido en el ambiente tecnológico (que hoy se proyecta a tener un área competitiva con Netflix) es paradójicamente un ejemplo referente en el origen de la empresa del momento. Pero no es la única empresa que impulsó el nacimiento de la plataforma digital, Blockbuster y el filme Apolo XIII tiene su influencia indirecta también.

Cuenta la leyenda que en una galaxia muy cercana, el creador Reed Hastings alquiló en  Blockbuster allá a fines de los 90s el DVD del filme Apollo XIII, y que por esas rarezas de la naturaleza el DVD se extravió. Tuvo que volver al local de Blockbuster a pagar la multa correspondiente por la pérdida del producto, lo cual hizo que el cliente se negara, además de que se sintiera mal por el torpe hecho. “¿Por qué no existen videoclubs con envío y retiro a domicilio?” Con esta pregunta Mr Reed, regreso a su hogar. Allí habló con un amigo diciéndole que tenía una idea para encarar un emprendimiento, “Una especie de Amazon, pero no de libros, sino de películas”. Y así comenzó la idea de “enviar por correo películas”, que luego no tardaría en evolucionar hacia el “alquiler por catálogo virtual” de forma Streaming.

Mundo digital

Vivimos en un mundo híper- conectado. Donde tener conexión no es un lujo o un servicio extra, sino una necesidad. El funcionamiento de las sociedades modernas está en el uso de plataformas y la interacción permanente con contenidos. El entrenamiento audiovisual no es ajeno a este fenómeno.

El espectador cambió, paso a ser ese “Espectador Clásico” (Viewer) a el “Espectador Usuario” (User - prosumer) capaz de producir contenido propio y consumir a la carta. También dentro de esta categoría aparece el “Espectador –Jugador”, aquel que tiene un perfil “Gamer” y más reaccionario ante contenidos que no satisfacen sus deseos.

Las dos últimas clasificaciones se centran en lo que se denomina “espectador fan” (de nicho, con un criterio de análisis capaz de hacer un remix y transformar los contenidos del cual es fanático). Aquí es donde se ubican los usuarios de las “fan-fictions” (portales donde se establecen nuevos episodios, spin off y finales alternativos escritos por los espectadores).

La empresa de “Contenido on demand” parece estar atento a estos nuevos espectadores, no solo analizando y abriendo el juego en foros para que los clientes otorguen valoraciones a cada contenido. Netflix va más allá, entra y conoce a la perfección los gustos de todos sus usuarios. Netflix funciona como “una celestina que nos busca el novio o la novia perfecta y diferente para los fines de semana”.

De llaves y ventanas

Es común que los usuarios de Netflix compartan sus claves con otros usuarios, por esta tendencia a fines de 2015, su presidente indicó que la empresa no se siente amenazada por esta práctica y que muy al contrario la ve como una “oportunidad de expansión”, dado que es usual que esos usuarios con una clave prestada terminan abonándose también al servicio.

Netflix, además tiene una mirada “futurista” sobre cómo será el consumo del cine, una postura que es a la vez un tanto conflictiva con la industria y las distribuidoras. Para Netflix el sistema de distribución clásico de cine es obsoleto y apuestan a que las películas tengan estrenos online. Esta posición generó enojos de las productoras en la industria del pochoclo, ya que se opone a  respetar la “ventana” de exhibición (pantallas/salas de cine). Amazon rápido de reflejos salió a respaldar a las grandes productoras de Hollywood acompañando el lema de “cine en el cine”. La puja parece ser ¿pochoclo en el cine o en el sillón de living?

Cultura confortable

Como bien marcamos, el espectador cambió y varios analistas afirman que el nuevo espectador fan de nicho exige, pero hay que ser justo con esa apreciación, exige pero “hasta ahí”. No es un espectador que sale a la búsqueda indagando y seleccionado en profundidad el contenido ofrecido (arriesgando a contenidos desconocidos sin información previa).

Netflix no deja de tener el espíritu de la pantalla de tv (más moderna, interactiva, cool) pero tele al fin, donde el espectador mediante ese aparatito inventado en la década del cincuenta por Zenith, llamado “control remoto”, selecciona dentro un catálogo opciones “recomendadas” para el perfil de cada cliente usuario. Una especie de “menú personalizado” dentro de los límites de una  zona de confort. Ver series y películas, dónde quieras y cuando quieras, el deseo del ¡Aquí y ahora! concebido.

Contenido placentero, para el usuario que busca satisfacer sus deseos, sentado muy cómodo en un sillón. Una imagen digna de “Los Simpsons” frente a una pantalla (inteligente o no) que nos lleva a preguntar si en verdad el público elige o Netflix elige por su público. La inteligencia artificial del sistema y sus algoritmos guardan los resultados (tendencias, valoraciones y elecciones) de los espectadores y es el tesoro mejor guardado del repartidor de DVD’s, que hoy acerca el menú de ficciones a millones de familias en el mundo.


*Escritor, guionista, Lic en medios y profesor universitario. Fue alumno y asistente de los gurúes más importantes sobre narrativa como Robert Mckee y Doc Comparato. Entre sus trabajos como autor de cine, televisión y videojuegos, se destacan trabajos para History Channel, Discovery, Natgeo, Canal Encuentro, Televisa, Fox, Sony, Cartoon Network, Pol-ka, Tv Pública, Telefe, Playboy TV. Actualmente colabora con Guillermo Del Toro y es el coordinador del auditorio de Argentina Comic Con.