El ex ministro de Salud de la Nación durante la última gestión de Cristina Fernández de Kirchner, Daniel Gollan, en exclusiva con Diagonales manifestó su preocupación por los recortes en ese sector por parte de la gestión de Mauricio Macri, a quien acusó de conducir un gobierno que "beneficia a los negocios privados de la salud". Además, advirtió que las prestadoras del servicio de diálisis en el país "están planteando el corte de los servicios y quien no pueda pagar, va a morir".

La Confederación de Asociaciones de Diálisis de la República Argentina (Cadra) denunció que el Ministerio de Salud de Nación y el PAMI están atrasados con los pagos desde hace meses lo que provocó una crisis de “absoluto desfinanciamiento” en los 400 centros de diálisis del país. La deuda asciende a 500 millones de pesos y están preocupados porque se verían obligados a interrumpir el tratamiento de más de 30.000 personas.

Al respecto Gollan señaló que están demorados con los pagos a las empresas que "prestan servicios de diálisis en todo el país, que vienen reclamando atrasos groseros, de meses, de las diálisis y de los aranceles" y que los Centros de Diálisis del país "están planteando el corte de los servicios si no hay respuesta porque no pueden seguir con esta situación". 

Si el Gobierno Nacional no brinda una solución a esta problemática, "la persona que pueda, lo pagará en forma particular", pero aclaró que no será sencillo porque "son tratamientos que cuestan entre $30 y $40 mil por mes, con lo cual quien no pueda pagarlo, se morirá, no tiene ninguna otra oportunidad".

Paralelamente, el ex Ministro calificó como "pésimo" el sistema de salud de la actual gestión porque "los tres sectores de la salud están absolutamente desfinanciados". También, expresó que "hay una intención del Gobierno Nacional de beneficiar a los negocios privados de la salud y van forzando a la gente que saque dinero de su bolsillo para pagar prestaciones que antes pagaba gratuitamente".

En ese sentido, explicó que en lo que respecta a los presupuestos nacionales y provinciales "hay una disminución nominal año a año" y detalló que para el 2018 está previsto un "1,9% del presupuesto en contraposición con el 2,4% que se asignó en el 2016"

A eso, se le suma la subejecución, que según relató, "hay un promedio del 15% y 20%; pero en algunos programas escala al 70% y 80%". Aclaró que esto ocurre en Nación, pero también en varias provincias como la de Buenos Aires que "a septiembre, apenas había ejecutado el 20% del presupuesto para drogas oncológicas". 

Para Gollan, el mayor problema es que "la subejecución es presentada por las autoridades como un ahorro. Y claro que lo es, pero se paga con vidas", aseveró. 

Luego, se refirió a las obras sociales y relató que "la recaudación de las obras sociales han crecido un 20% y 30% menos que la inflación de los productos médicos porque están muy dolarizados". Es por eso que en el último tiempo empieza a ser más común ver "denegaciones de prestaciones, aparición de co-pagos y co-seguros; te posponen los turnos de manera grosera; y falta de pago a los prestadores".

"Si a esa situación se le suman los atrasos de los pagos del PAMI y la baja en los aranceles que paga por los servicios que pagan los privados, el panorama de todo lo que es público está muy complicado y por eso hay clínicas que están cerrando", recalcó.

Respecto de las prepagas, el ex funcionario del kirchnerismo aseveró que desde el Gobierno Nacional "les han permitido aumentar las cuotas de los afiliados muy por encima de la inflación de este año, aún así hay serios problemas con el otorgamiento de turnos; están denegando prestaciones de alta complejidad; o complejizan tanto el trámite que mucha gente termina pagando de bolsillo y luego, los reintegros se hacen imposibles".

"Es un deterioro muy grande producto de la crisis económica que afecta y desfinancia a todos los sectores; y por el otro lado, porque hay un propósito del Gobierno Nacional y de la provincia de Buenos Aires, que es desfinanciar a la salud para que la gente gaste más de su bolsillo lo que es un gran negocio", consideró Gollan.

Para ejemplificar, mencionó que 15 millones de personas eran beneficiarias del Plan RemediAr gracias al cual se les daba la medicación de manera gratuita cumplimentando el 90% de las necesidades de medicación de cada una de ellas. Pero actualmente, con el retiro de ese programa se disminuyó en más de un 50% la provisión de fármacos. El Doctor subrayó que el negocio radica en que "esas medicaciones se licitaban y se compraban a precios diez veces menores que el del mercado; ahora esa gente lo va a tener que pagar a precio de mercado; y el laboratorio que lo produce gana diez veces más".

En esa línea, aclaró que el vicejefe de Gabinete, Mario Quintana, "es uno de los CEOS de Farmacity, y esa empresa está consolidándose como cadena de farmacias; pero también está metiéndose con la distribución e importación de medicamentos"

Gollan habló sobre el rol de la oposición para intentar cambiar el rumbo de las políticas de Gobierno, y aseguró que "se han presentado leyes y proyectos de leyes porque Cambiemos tiene mayoría en las Cámaras, por eso hasta que ese número no se revierta, desde el poder legislativo, es difícil que se pueda hacer algo, además está el veto presidencial". Al respecto, recordó que "el primer veto que hizo Macri cuando fue Jefe de Gobierno Porteño en 2007, fue el de la Ley que creaba el laboratorio de producción pública de medicamentos de la Ciudad de Buenos Aires"

Por eso se mostró sin muchas esperanzas de mejoras en el sistema sanitario del país y de las provincias y concluyó: "lo que queda es que cambie el Gobierno, pero para eso hay que esperar dos años"

Ajuste en los pacientes con insuficiencia renal

Gollan conversó con Diagonales sobre la delicada situación que atraviesan los pacientes con insuficiencia renal ya que "el Ministerio de Salud de la Nación está demorando los pagos que se hacían a través del Programa Federal de Salud (ProFeS), que luego se llamó Incluir Salud". Los atrasos son con los pagos a las empresas que "prestan servicios de diálisis en todo el país, que vienen reclamando atrasos groseros, de meses, de las diálisis y de los aranceles".

Aclaró que "todo lo que es diálisis tiene un costo muy dolarisado, salvo la mano de obra, la aparatología, los filtros, los insumos, tiene un costo dolarizado" por eso, "con lo que está pasando en las últimas semanas, que viene aumentando el dólar, se agrava más".

Frente a esta situación, desde Cadra y todas las prestadoras de servicios de dialisis, "están planteando el corte de los servicios si no hay respuesta porque no pueden seguir con esta situación" y recalcó que no hay prestadores públicos que puedan hacerse cargo.

Si el Gobierno Nacional no brinda una solución a esta problemática, "la persona que pueda, lo pagará en forma particular" pero aclaró que no será sencillo porque "son tratamientos que cuestan entre $30 y $40 mil por mes, con lo cual quien no pueda pagarlo, se morirá, no tiene ninguna otra oportunidad".

Para graficar la gravedad de la situación, Gollan, explicó que una persona que necesita diálisis tres veces por semana y no puede someterse a esa práctica, "se le agrava el cuadro al cabo de una semana o diez días y entra en una situación crítica".