El Registro de Femicidios de la Justicia Argentina informó que según el relevamiento que realizó entre el 1 de enero y el 31 de diciembre del 2017 en las 23 jurisdicciones provinciales y en la Ciudad de Buenos Aires, matan a una mujer cada 35 horas. El 93% de los imputados de todo el país fueron varones con quienes las víctimas tenían un vínculo.

En la investigación que tuvo lugar durante todo el año pasado se sumaron dos categorías de víctimas al registro: femicidios vinculados y vinculados por interposición en línea de fuego. La primera, tiene que ver con los homicidios o femicidios cometidos con el fin de causarle sufrimiento a una mujer, mujer trans o travesti. La segunda, está relacionado a los casos en los que se mata a una o varias personas que se interponen o intentan evitar un femicidio.

El informe -dado a conocer por Infobae- también determinó que el 93% de los imputados de todo el país fueron varones con quienes las víctimas tenían un vínculo o conocimiento previo. Además, aseguró que casi el 60% de los casos, los autores eran sus parejas o ex parejas.

De esa manera, al igual que en 2016, en promedio de cada 100 mujeres que habitan el suelo argentino 1,1 muere por el hecho de ser mujer, a manos de un hombre. En Salta, Jujuy y Santiago del Estero, la tasa de femicidios oscila entre 2,7 y 2,1 cada 100 mil mujeres. 

La investigación también arrojó el estado de desprotección al que están sometidas las víctimas ya que el 80% de los femicidios fueron cometidos en espacios privados; incluso de ese porcentaje, el 71% fue su propia casa.

Según se registró al menos 202 niñas, niños y adolescentes -menores de 18 años- estaban a cargo de las víctimas de femicidios

La organización que lleva adelante el relevamiento desde 2008, registró un promedio de 260 femicidios al año;  2.679 casos en la última década; y del total, 3.378 hijas e hijos -en un 66% de los casos, menores de edad- quedaron sin madre.