Joana Picetti fue candidata número ocho en la lista a la  Cámara Baja por Cambiemos y actualmente es diputada por la Ciudad de Buenos Aires. Sin embargo, luego de conocerse una denuncia por maltrato infantil, su propio partido -con Elisa Carrió a la cabeza- busca impedirle asumir su banca. En este marco es que decidió volver a hablar y denuncia ser víctima de una "operación política".

"Siento que fue una operación política", dijo en relación al pedido de Cambiemos en conversación con La Nación PM. Además, contó que estuvo en su casa esperando la notificación pero llegó el domingo y ella seguía en la lista. "Entiendo que soy diputada", manifestó. 

También aseguró que no tenía nada que esconder, y si bien no quiso dar detalles de su situación personal, sentenció que la causa en contra suyo se inició "por un chismerío". 

"Me indigna que, porque soy mujer, me hacen esto", expresó y criticó que se metieran en la vida doméstica de una mujer.

Picetti tiene más de 15 años de experiencia en el sector privado y fue el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, quien le dio la oportunidad de insertarse en el ámbito público a través de un cargo en AySA. "Soy una ciudadana común que viene a colaborar y me veo inmersa en un juego político perverso", se defendió.