En este breve tiempo transcurrido, no podemos analizar el resultado de este plan considerando solamente la evolución del dólar durante estos días porque haríamos una lectura errónea de la situación. ¿Es bueno que el dólar permanezca en una relativa calma? Sí. ¿Es sostenible esta calma? No lo sabemos. ¿El BCRA tendrá que salir a comprar dólares en la banda inferior? Lo veo muy poco probable.


El dólar mayorista de referencia ha llegado a cerrar en la zona de $ 37,40, “apenas” un 9,2% por encima de la banda inferior establecida por el BCRA, en $ 34,24 considerando el ajuste pertinente. Para que se pueda dar una apreciación del peso aún mayor, que lleve a la autoridad monetaria intervenir en la punta compradora, debe haber un shock de confianza que genere un ingreso de capital importante del exterior para aprovechar las súper tasas en pesos. Sinceramente, no lo veo viable.

 Y esto tiene que ver con las dudas que persisten sobre la actual forma de absorber los pesos sobrantes en el sistema que está llevando adelante el BCRA mediante las Letras de Liquidez (LELIQ). Estas letras, con vencimiento de 7 días, son las que utiliza el BCRA para absorber o expandir la cantidad de dinero de acuerdo a sus objetivos de base monetaria. Y la interacción con estos instrumentos se realiza contra los bancos, no con otros inversores NO bancarios. De esta manera, las Leliq sólo están disponibles para los bancos y no para inversores distintos. En promedio, la tasa de interés anual de las Leliq se encuentra en torno a 72% anual, aunque la tasa efectiva es superior al 100%.

Además del incentivo de la tasa de interés, los bancos se ven atraídos para colocar su dinero aquí por otro motivo adicional:pueden integrar una parte de los encajes obligatorios por sus depósitos enLeliq, de manera tal que ese dinero, antes no remunerado, ahora le genera intereses.

Así, esto tuvo un impacto ascendente en la tasa de interés que las entidades pagan por plazos fijos mayores al $ 1 millón, conocida como la tasa Badlar. Al día viernes, la misma se ubicó en un nivel récord para la era Cambiemos, en el orden del 48% anual.

Este nivel de tasa de interés es suficiente para seducir a los grandes ahorristas a invertir en plazos fijos con un retorno que a priori estaría por encima del nivel inflacionario, permitiendo mantener el poder adquisitivo del capital.

 Sin embargo, la pregunta que se hace el mercado hacia adelante es cuan sostenible es este delicado equilibrio con los actuales niveles de tasas de interés.

En este sentido, la mayor duda recae sobre la salud del balance del Banco Central. Durante todo el año en curso, la megadevaluación y el desarme de Lebac permitieron que los pasivos remunerados en dólares de la entidad bajen abruptamente. Así, el stock de Lebac país pasó de ser US$ 65.000 millones a apenas US$ 10.000 millones actualmente.

Pero en paralelo, durante los últimos días ha venido creciendo exponencialmente el stock de Leliq (línea roja) que ya tiene un peso mayor al de las Lebac y esta tendencia continuará, sobre todo por la elevada remuneración que otorga.

Si tomamos el stock promedio de Lebac que había este año, cerca de $ 1.167.871 millones, eso generaba un pago de intereses anual de $ 405 mil millones a la tasa promedio. Si tomamos el stock de Leliq actual y hacemos el mismo ejercicio a la tasa vigente, los intereses a pagar en un año serían en torno a $ 330.000 millones. Esto implica que se cambió la bomba de Lebac por la bomba de Leliq.

Los números dejan a las claras que es imposible pagar estos niveles de tasas de interés por mucho tiempo hacia adelante. Veremos si el anclaje de expectativas es lo suficientemente fuerte en los próximos meses para ir desactivando esta tasa de interés que está intoxicando al balance de la autoridad monetaria en particular y a toda la economía argentina en general.

*Economista y Director de MB Inversiones. Twitter: @diegomb80