La Fiesta de la Medialuna tuvo su primera edición este fin de semana en Pinamar y terminó de la peor manera. El ex boxeador Marcelo Melo que participaba de la competencia murió atragantado delante del público presente. El hombre de 64 años se descompensó en plena competencia y luego la asistencia médica no pudo reanimarlo.

Ante el trágico suceso, todas las miradas recayeron sobre el intendente de la ciudad balnearia, Martín Yeza, quien, fiel a su estilo, salió a contestar a los usuarios de Twitter que le asignaban responsabilidades. El jefe comunal de Cambiemos calificó de “posverdad” a la seguidilla de acusaciones en su contra.

“Fue un evento privado, aprobado por concejo deliberante”, afirmó el joven PRO y agregó: “La municipalidad no tiene que ver. Privado significa que no lo hace el estado. Igualmente querer hacer política con este tipo de hechos es bastante extraño”.

Durante la competencia, que tendría como ganador a quien pudiera comer “más medialunas en un minuto”, se buscaba fortalecer el turismo en la ciudad. La organización estuvo a cargo de empresarios locales y el Municipio se encargo de colaborar con Seguridad, Servicios Urbanos y Tránsito.