A través de un informe, el Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad Nacional de Avellaneda alertó que de cumplirse la expectativa inflacionaria y la pauta salarial del 15% que pretende imponer el Gobierno Nacional, los salarios perderán en promedio un 8% en 2018.

En la investigación se visibiliza que en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, la inflación anual de 2015 fue de 26,7% y durante el primer año de gestión de Mauricio Macri, alcanzó el 41,2%. En 2017, la misma bajó a 28%, pero cabe recordar que el año pasado las expectativas planteadas para los doce meses era del 10%.

En ese contexto, el Observatorio universitario planteó que "con la acumulación de dos años consecutivos de desvíos significativos respecto de los objetivos oficiales, la credibilidad del esquema de metas de inflación se vuelve más endeble".

Además, plantearon que desde el Banco Central, realizaron monitoreos que determinaron que la inflación será del 17,4% en 2018, por lo que remarcaron que "a pesar de que esta es una visión conservadora, que no incluye la modificación de las metas oficiales, se posiciona 2,4 por ciento por sobre la inflación objetivo del gabinete económico"

Desde la Universidad de Avellaneda también remarcaron que "uno de los problemas que se desprenden de la clara tendencia de sesgo de mediciones de expectativas como la del Banco Central es que puede conducir a desvíos significativos que influyan sobre el proceso de paritarias, afectando los niveles reales de los salarios".



Con esos números, la UNdAv aseguró que el deterioro registrado hasta el momento podría agravarse, debido a la pérdida del poder adquisitivo de los argentinos y a un nuevo retraso salarial que en algunos casos superará el 10% y que en promedio será del 8%.