En un escenario improvisado en la sede del PJ nacional, el presidente, José Luis Gioja; la autoridad del partido a nivel bonaerense, Gustavo Menéndez; y la intendenta de La Matanza, Verónica Magario, hablaron acompañados por el jefe comunal de Malvinas Argentinas, Leonardo Nardini. Explicaron que "consideramos nula" la intervención y anunciaron que "vamos a seguir trabajando".

El martes, la jueza electoral María Romilda Servini de Cubría dispuso intervenir el Partido Justicialista nacional y designó al sindicalista Luis Barrionuevo quien en un breve diálogo con la prensa anunció:  "acabo de asumir el mandato de la jueza".

Luego de un escenario de tensión en el que hubo disturbios con la policía, Gioja abandonó la sede: "hay una clara intromisión del señor (Mauricio) Macri y sus colaboradores con el peronismo".

Esta tarde, las autoridades del Partido Justicialista se concentraron en las puertas de la sede de Balvanera para contarles a los militantes "cómo sigue esto", luego del encuentro con intendentes y legisladores del PJ.

La máxima autoridad de Merlo en diálogo con la prensa contó que a pesar del fallo de Servini de Cubría, "igual los compañeros decidimos juntarnos hoy" y aclaró que "esta presentación que finalmente dio lugar a la intervención, la consideramos nula".

Aunque luego aclaró que "vamos a acatar siempre como lo ha hecho el peronismo con cada fallo de la Justicia". En esa línea informó que "vamos, por un lado, a seguir la via Judicial, hoy se ha presentado la apelación correspondiente y se ha autoconvocado al Congreso Nacional del PJ, que es el único órgano partidario que no puede ser intervenido por la Justicia".

El Intendente remarcó que la intervención del partido ocurrió "en el peor momento del Presidente, donde su gestión hace agua por todos lados, donde su imagen ha caído estrepitosamente".

Menéndez consideró que "esta medida es un tiro en el corazón al sistema democrático argentino" y se lamentó: "nos quieren amordazar, nos quieren dejar sin herramientas".

Para cerrar su discurso, señaló que "pueden pasar dos cosas: que el gobierno se salga con la suya y que el año que viene el peronismo vaya dividido a las urnas; o puede ser que este sea el mojón que de una vez por todas nos haga abrir los ojos a todos los que estamos en el campo popular".

Magario opinó que "este fallo es medio raro, este fallo tiene sabor a ser un fallo político sin argumento jurídico" y expresó que no se comprenden los argumentos de la Jueza en el marco de un partido que tiene representatividad en todas las provincias y en los municipios y "que eligió a sus autoridades en el 2016".

La jefa comunal de La Matanza contó que "hace poco tuvo su última reunión en la que se decidió la fecha del Congreso Nacional del Partido Justicialista" y anticipó que será el 18 de mayo. 

A continuación deseó que "esta decisión jurídica, que no ha sido más que una decisión política, vuelva a tener una decisión jurídica y que ratifique a quien hoy es el Presidente del Partido".

A su turno, Gioja resaltó que "acá no hubo ni choripan, ni coca, acá hay ovarios y bolas" y se lamentó porque en lugar de estar discutiendo los casos de corrupción en los que están involucrados los funcionarios del Gobierno Nacional y el presidente, Mauricio Macri, "tenemos que estar acá".  En esa línea los calificó de "corruptos de guante blanco" y afirmó que "vienen currando con la Argentina desde hace mucho tiempo".

El presidente del PJ aseguró que "vamos a respetar la Justicia, porque la Justicia es la Justicia de nuestro pueblo, no la Justicia de un disparate de resolución" pero recalcó que "no nos vamos a cruzar de brazos".

Contó que para hoy estaba convocada la reunión de Consejo y que "estos bobos creían que no nos íbamos a juntar, pero estuvimos en un local de San Telmo de todas las provincias".

Más tarde, le pidió a los vecinos que el año que viene "saquen al que hoy es Presidente y ponga a un representante que nos gobierne, un representantes que levante las banderas populares". 

Se dirigió a los policías presentes en la sede y les dijo "se pueden ir, vayan a cuidar que no haya otro tipo de conflicto, acá no hacen falta porque acá hay amigas y amigos que las tienen bien puestas"

Finalmente, parafraseó a Lula da Silva y a Néstor Kirchner y aseveró: "podrán cortar una y mil rosas pero no van a poder parar la primavera".