En el marco de la manifestación de los trabajadores convocada por el líder de camioneros, Hugo Moyano, tuvo lugar el acto central sobre un escenario montado en la 9 de Julio en el que le exigieron al presidente, Mauricio Macri, que de marcha atrás con los despidos y reincorpore a los cesanteados; repudiaron la reforma previsional y laboral;  criticaron las políticas económicas de la gestión de Cambiemos; y repudiaron las amenazas a los líderes gremiales.

El cierre estuvo a cargo del secretario General de Camioneros, Hugo Moyano, el hombre fuerte del sindicalismo que convocó a la movilización de los trabajadores y aseguró: "los gorilas no pueden estar más en la conducción del país".

“Quiero comenzar mis palabras haciendo una aclaración, esta movilización que convocó el gremio de Camioneros y que es acompañada por muchas organizaciones gremiales y sindicatos, fue aprobada en su momento por la CGT, es acompañar a todas las organizaciones gremiales que tengan problemas de cualquier naturaleza”, expresó el líder sindical.

A continuación, le respondió a los funcionarios de Mauricio Macri que en las últimas semanas presionaron para que cancele la manifestación y luego, intentaron desvalorizarla alegando que se trataba de una maniobra del líder de los Camioneros para defenderse de sus problemas judiciales: “no estoy implicado en ninguna denuncia de corrupción”, aclaró. Luego advirtió que "si tuviera un problema, tengo las suficientes pelotas para defenderme”. 

“No tengo miedo de ir preso, estoy dispuesto a ir preso si la Justicia cree que tengo que ir” y expresó también que “no tengo miedo a que me maten, estoy dispuesto a dar la vida por los trabajadores, lo digo de corazón porque así lo siento”.

Moyano explicó que “venimos con un solo objetivo es decirle al Gobierno, señor Presidente no siga llevando adelante políticas que hambrean a la parte más sensible de nuestra sociedad: a nuestros queridos jubilados, a nuestros queridos viejos”.

También repudió las políticas económicas de la actual gestión "que se lleva adelante es para perjudicar a los que menos tienen, a los trabajadores, a los jubilados, a las familias humiles, a los niños”.

“No vinimos a amenazarlo, no somos desestabilizadores. No somos golpistas, no somos antidemocráticos”, aseguró y luego dijo orgulloso: "somos luchadores y vamos a luchar incansablemente hasta que reconozcan todos los derechos de los trabajadores argentinos”.

Luego, contó que si los medios de comunicación, "los pautadependientes" estuvieron los últimos días hablando de la manifestación y que según su relato "parecía que veníamos a una guerra civil y estos señores que los que más queremos la pacificación son los trabajadores y la pacificación del país se hacen con salarios dignos”.

Finalmente, le pidió a los trabajadores que cuando se acerquen las próximas elecciones “sepamos elegir y aquellos que se pueden haber equivocado que reflexionen porque los gorilas no pueden estar más en la conducción del país porque nos quieren quitar la dignidad a los que trabajamos”.


Secretario General de la CGT, Juan Carlos Schmid

El primero en hablar fue el referente de la Confederación General del Trabajo que denunció que la intención de la actual conducción del gobierno “es hacer cada vez más ricos a los ricos; y cada vez más pobres, a los pobres”. Además contó que el conjunto de los gremios presentes “acordamos repudiar enérgicamente la baja a los jubilados y reclamar la derogación de la reforma de la Ley previsional”.

También, plantearon la necesidad de “exigir negociaciones (paritarias) libres y sin topes” y “rechazamos la reforma laboral”. Para cerrar su discurso, también informó que decidieron “apoyar y acompañar activamente a las organizaciones que se declaren en conflicto”.


Secretario General de La Bancaria, Sergio Palazzo

A continuación, tomó la palabra el sindicalista que representa a los trabajadores bancarios, quien adoptó una posición un poco más ácida: “querían saber cuántos éramos, seguro que muchos más que los 50 que fueron a apoyarlo a Macri la semana pasada”.

Resaltó el accionar de los camioneros “que a pesar de la provocación de la policía bonaerense no reaccionó nadie”. En esa línea, expresó que "aquellos que tenían miedo, que decían que esta marcha iba a ocasionar problemas, les estamos dando una muestra categórica que los trabajadores sabemos cuidarnos solos” y agregó: “hemos venido pacíficamente y nos iremos pacíficamente de esta marcha”.

Por eso, indicó que “violencia es haberles robado a los jubilados en el Congreso cuando votaron al reforma previsional. Violencia es cuando le eliminan impuestos a los ricos y se los siguen cargando a los trabajadores. Violencia es ponerle un techo a las paritarias en lugar de dejarnos que discutamos libremente”. Luego añadió: “violencia es mentir cuando prometieron pobreza cero y hoy tienen un millón y medio más de pobres”.

Palazzo se dirigió "a aquellos que creen que esta es una marcha sólo para defender a nuestro compañero Hugo (Moyano), sepan que sí, también venimos a expresar nuestra solidaridad y acompañamiento”.

Al finalizar su discurso, Palazzo aseveró: “le decimos al presidente Macri basta de ajuste, basta de seguir extorsionando a la clase trabajadora, dedíquese a gobernar para todos los argentinos y no para su clase que es la clase empresaria”.


Secretario General CTA Autónoma, Pablo Micheli

El tercer orador repudió que "los CEOS sentados en sus sillones en los ministerios nos vienen a decir que hay que trabajar para sacar el país adelante, mientras ellos apuestan a la timba financiera”. Sin embargo aseguró que “hay que defender a los compañeros que luchan y a los que en todas las épocas estuvieron siempre para los trabajadores”.

“Venimos a esta marcha para que paren con los despidos y los reincorporen”, recalcó. También, indicó que “ya que nos gusta juntarnos, ya que nos hace bien al alma, juntémosnos si no hay respuestas“.


Secretario General de CTEP, Esteban Castro

Castro, celebró la movilización de mujeres del 8 de marzo y subrayó que "los varones las vamos a reemplazar para que ellas puedan ir a marchar”.

Aprovechó para celebrar el encuentro y recalcó que “acá no se rinde nadie, no se cansa nadie, porque rendirse es traición y cansarse es perder la conciencia”.



Secretario General de la CTA de los trabajadores, Hugo Yasky

El referente de la CTA también tomó la palabra para repudiar la persecución por parte del Gobierno Nacional a los referentes gremiales: “cada vez que salimos a la calle, este gobierno llama a algún juez amigo interviene algún sindicato e inventa alguna causa, por eso bancamos al compañero (Hugo) Moyano, al compañero (Roberto) Baradel”.

En ese sentido arremetió: “si quieren buscar delincuentes les pasamos una dirección, Balcarce 50, al Casa Rosada, ahí los tienen que ir a buscar”. Lego, afirmó que “nosotros queremos simplemente trabajo y dignidad”.

“El mandato de Perón y de Evita es que el movimiento sindical se ponga de pie en la calle para defender los derechos laborales”, dijo Yasky.