El Gobierno nacional oficializó hoy la incorporación del aeródromo El Palomar, ubicado en el partido de Morón, al Sistema Nacional de Aeropuertos. A pesar del fuerte rechazo de los vecinos que presentaron un amparo judicial y sin haberse aprobado el informe técnico de impacto ambiental, las próximas semanas aerolíneas low cost FlyBondi y Norwegian Air podrán comenzar a operar en el predio.  

El permiso se oficializó esta mañana a través del decreto 1092/2017 que lleva las firmas del presidente Mauricio Macri, Marcos Peña y el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich.  La norma señala que el Organismo Regulador del Sistema Nacional de Aeropuertos (Orsna) resolvió la “no objeción” con respecto a la incorporación del aeródromo como aeropuerto comercial aunque reconoce que aún no fue realizado el informe técnico.

Además, el Gobierno consideró que la incorporación de El Palomar "constituye un instrumento para el desarrollo de nuestro país, atento la necesidad de afrontar las recientes políticas relativas a la expansión del mercado aerocomercial". Aunque el decreto destaca: “Teniendo en consideración que deberá realizarse el Estudio de Impacto Ambiental correspondiente, así como también adoptarse las medidas pertinentes a efectos de determinar el alcance de las distintas jurisdicciones -civil y militar– involucradas”.

El lunes pasado, cientos de vecinos de la zona de El Palomar, en el partido de Morón, Tres de Febrero y Hurlingham se manifestaron contra el “aeropuerto trucho”, denunciando que no cumple con los requisitos de seguridad y tiene “graves consecuencias ambientales”. Los vecinos, agrupados bajo el lema “Stop Flybondi” presentaron un amparo para frenar la reconversión del aeropuerto y denunciaron que las obras comenzaron antes de aprobarse los informes técnicos. 

También desde la Dirección de Sitios de la Memoria del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación confirmaron que la Base El Palomar fue catalogada como un sitio protegido, dado que allí podría haber pruebas del terrorismo de estado durante la última dictadura militar. Desde esa Dirección pusieron en conocimiento al juez federal Daniel Rafecas, que entiende en la causa, “para que tome conocimiento de que se podría estar destruyendo prueba judicial de causas de lesa humanidad”.

Modernización del aeródromo

Según indicaron los directivos de Flybondi, las obras en el aeródromo se dividirán en tres partes: en enero estará la terminal temporaria, que funcionará hasta junio, con una capacidad de hasta tres vuelos en simultáneo, con tres salidas a la misma hora. Tendrán un espacio de check-in con cinco mostradores y un salón para 300 personas sentadas.

La segunda fase –desde julio– va a ser en la zona de hangares, que van a transformar la terminal y por la que podrá pasar hasta un millón de pasajeros al año. Una tercera etapa será la construcción de una nueva terminal frente a la pista actual, que se usará en 2018 y luego quedará para los militares. El Palomar –que sería identificado con las letras EPA– no tendrá mangas, lo que implicará un ahorro para las aerolíneas.