Con un discurso encendido y con el eje puesto en “la esperanza” que según él trajo el “cambio” a la Argentina, Mauricio Macri estuvo en Azul, junto a la gobernadora María Eugenia Vidal y los precandidatos de Cambiemos en la Provincia. Para el mandatario, el kirchnerismo gobernó “afanándose las reservas del Banco Central para mantener una locura”.

Con un mensaje al Gobierno anterior, Macri consideró que el kirchnerismo se encaminaba “hacia una crisis como la del 2001” o hacia Venezuela. Además dijo que “no  vamos a volver a escuchar pavadas como que en la Argentina hay menos pobres que en Alemania”.

En un estadio de básket y con el estilo 360°, Macri se intentó diferenciar del kirchnerismo,a  quien le dedicó gran parte de su discurso: “Nosotros no somos parecidos a los que estuvieron antes”.

Para el mandatario, que acompañó a los precandidatos de Cambiemos en la Provincia, con intenciones de levantar un poco en las encuestas a pocos días de las PASO, “hay buenas noticias que empezaron a llegar” y que “no solo es el campo, sino también es la energía, es el turismo”.

Según los cálculos del Gobierno, “el país está creciendo” y “la inflación está bajando”. Respecto al aumento de precios, Macri consideró que “la inflación es la mayor estafa que tiene el trabajador, el que la rema. Tenemos que salir de eso, porque es destruir el valor de la confianza”.

Según los cálculos del Gobierno, “el país está creciendo” y “la inflación está bajando”

Finalmente, el Presidente lanzó: “Si seguimos juntos, convencidos poniendo la mente y el corazón, si seguimos por este camino, en unos años, mucho antes de lo que muchos imaginan, en 10 años, la Argentina va a ser un país fuerte, sólido. Un país donde la pobreza va a haberse reducido enormemente y el objetivo de pobreza cero va a estar cada vez más cerca y donde la clase media va a poder proyectar”.