El Presidente Mauricio Macri estuvo esta mañana en Bahía Blanca donde “despidió” junto al intendente Héctor Gay al buque regasificador, que según expresó el primer mandatario, “cuesta muchísimo dinero todos los días. Había venido por un invierno y estuvo 10 años”.

“Generalmente las despedidas tienen una connotación de tristeza pero este no es el caso”, dijo Macri en el inicio de su discurso en el Puerto donde planteó que el barco “es un símbolo que nos lleva a expresar la inacción, la incapacidad y el despilfarro”.

El Presidente insistió con “la pesada herencia” y planteó que el gobierno anterior hizo creer que “la energía era gratis y que podíamos consumir todo lo que quisiéramos, que nadie lo pagaba y que nunca se iba a acabar”.

Y explicó que todo lo referido al regasificador costó 40.000 millones de pesos: “Son 1.500 kilómetros de rutas, 1.200 escuelas equipadas. Es lo que necesitamos invertir en un nuevo gasoducto entre Neuquén y Rosario”, afirmó acompañado por el ministro de Energía, Javier Iguacel.

“Por suerte en 2015 decidimos emprender un cambio”, expresó Macri en relación a Vaca Muerta y vaticinó que “en 4 o 5 años vamos a haber generado más de medio millón de puestos de trabajo para los argentinos, que significa futuro. Cada uno de esos argentinos va a ser protagonista porque con su trabajo le va a permitir a otros construir un trabajo y desarrollar una idea porque sin energía el país no progresa”.

“Estamos empezando a tener de vuelta energía porque dijimos la verdad y nos propusimos trabajar en equipo. No queremos más que nos vendan magia, la magia no existe. Lo que existe es el trabajo y hacerlo con transparencia y en equipo y no pensando en un parche para mañana, sino pensando en nuestro futuro y lo que es más importante siempre: pensando en el futuro de nuestros hijos”, concluyó.