El presidente de la Nación, Mauricio Macri, pasadas las 14 horas recibió en el Salón Norte de la Casa Rosada a los familiares de los 44 tripulantes del submarino ARA San Juan y les prometió que ofrecerá una recompensa de 4 millones de dólares a quién encuentre el navío. Los familiares repudiaron que el mandatario "no hizo ninguna autocrítica".

En el encuentro que duró poco menos de una hora, el mandatario recibió el petitorio de los familiares que incluía la solicitud para que se amplíe el presupuesto asignado para la búsqueda del buque y que se extienda el área.

En esa línea, el Jefe de Estado le prometió a los familiares que seguirá la búsqueda y anticipó que van a poner más de 4 millones de dólares de recompensa para la búsqueda internacional.

Luego del encuentro con Macri, los familiares que tienen hijos se reunieron con la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, para dialogar respecto de las becas a las que el ministro de Defensa, Oscar Aguad, había prometido a los descendientes de los submarinistas a lo largo de sus estudios, incluidos bebés y niños de menos de 3 años.

Al finalizar el encuentro, Aguad en conversación con la prensa consideró que "fue una reunión muy constructiva". Destacó que "son situaciones desde lo emocional complejas" y contó que "el presidente les hizo llegar su expresión de dolor y la firme intención de seguir buscando el submarino. El compromiso de seguir buscando con la mejor tecnología".

Sobre la recompensa, adelantó que estará fijada para el lunes y explicó que "cualquier barco que lo encuentre puede cobrarla". Por eso, subrayó que "hubo un gran compromiso del Presidente con la investigación" y que desde la gestión de Cambiemos "queremos saber qué pasó, si hubo corrupción en el arreglo del barco, si hubo negligencia. Y si fue un accidente también queremos saberlo. Mucho ayudaría encontrar al submarino para saber esto".

Itatí Leguizamón, una de las familiares que participó del encuentro habló con la prensa y expresó que "nos dijo que se compromete a una recompensa para una empresa privada que se involucre en la búsqueda. Dijo que iba a ser efectivo, rápido, que no tenemos que esperar más".

A continuación se quejó porque Macri "no hizo ninguna autocrítica, solo dijo que era un tema que le preocupa tanto a él como a todos nosotros y que no tiene nada que ocultarnos. Le preguntamos si había alguna información que no podíamos saber y dijo que no".

Finalmente, Leguizamón opinó que "fue muy corta la reunión. Fueron 80 días de desaparición y la reunión duró 45 minutos", y concluyó: "todos repetían lo mismo, que querían seguir con la búsqueda".