Luego de las críticas que viene recibiendo desde que asumió como secretario de Coordinación Interministerial de la Jefatura de Gabinete, Mario Quintana por su participación en las decisiones de la empresa Farmacity, en la cual tiene acciones, la justicia lo imputó e investigará si se cometió algún delito.

El fiscal federal Ramiro González ordenó la imputación del funcionario y comienza la investigación para determinar si existe incompatibilidad entre su participación en el ámbito privado y su cargo público desde 2015.

Quintana presidió el directorio de la empresa cuestionada en la provincia de Buenos Aires hasta que asumió la función pública. Para defenderse de las acusaciones que apuntan a la incompatibilidad, el funcionario asegura que desde que trabaja junto a Marcos Peña y Mauricio Macri "no tomé ninguna decisión, ni tuve ninguna influencia, ni participé en ninguna reunión de directorio, no participé en nada que tenga que ver con la compañía".

Además, agregó: "Como funcionario de este gobierno jamás tuve ninguna participación directa o indirecta, en ninguna decisión que pudiera afectar los intereses de la compañía".

Ahora, la investigación quedó radicado en el juzgado a cargo de Ariel Lijo. El expediente incluye la información publicada en Periodismo Para Todos donde se dijo que Quintana tiene participación en la sociedad Partners I, la cual posee acciones nominativas "clase A" que representan más de la mitad de los votos de Farmacity. Esto demostraría que el funcionario tendría control sobre la compañía y mintió en sus declaraciones.