El líder del Frente Renovador, Sergio Massa, se mostró esta mañana en el Teatro Municipal de Bahía Blanca junto su aliado en “Alternativa Argentina”, el senador Miguel Ángel Pichetto y la gobernadora de Tierra del Fuego, Rosana Bertone, flamante incorporación del peronismo no kirchnerista. 

Quien pegó el faltazo fue el gobernador de Chubut, Mariano Arcionique días atrás postuló al tigrense para la Presidencia. “A mí me gustaría que el próximo candidato a presidente sea Sergio Massa”, había expresado, aunque hasta el momento la incorporación del gobernador a “Alternativa Argentina” no es un hecho.

En territorio bonaerense el armado de Massa está cada vez más flaco. Los únicos intendentes que “se la juegan” por el tigrense son  Carlos Bevilacqua (Villarino), Sandra Mayol (Monte) y Germán Di Cesare (Gral. Alvarado). Los “renovadores” de mayor peso, como Julio Zamora (Tigre) y Luis Andreotti (San Fernando) están cada vez más lejos del armado massista. 

Es que la imagen de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner es mueve los votos en el Conurbano y los jefes comunales necesitan asegurar su terrunio y también la gobernabilidad en los Concejos Deliberantes.

En Bahía Blanca, el tigrense aprovechó para consolidar su perfil opositor y cargó contra el gobierno de Mauricio Macri. “El Presidente eligió gobernar para las empresas, un sector muy chiquitito. Se olvida que se necesita gente con poder adquisitivo. No crece el producto bruto interno porque no hay consumo, salarios dignos y las tasas de interés lo único que hacen es que los argentinos miren solo cuánto vale el dólar”, afirmó.

Y agregó: “Hay que terminar con la Argentina de la timba, la que premia la especulación. Aquellos que apuestan al trabajo tienen que sentir que el Estado no les pone la pata en la cabeza. Y lo que se premie sea a aquel que agrega valor, importando o llevándose la riqueza del país”.