El jefe de Gabinete de la Nación Marcos Peña habló sobre la situación que atraviesa el país, sobre todo en lo económico tras volver a encarar negociaciones para endeudarse con el Fondo Monetario Internacional (FMI). Si bien realizó una serie de balances críticos, aseguró que "estábamos peor en diciembre de 2015" cuando asumieron. 

El funcionario reconoció que la Argentina "perdió un escalón de confianza y credibilidad" a raíz de la depreciación del peso que se registró en las últimas dos semanas. También aseguró que "nuestro exceso de entusiasmo nos puede haber llevado a cometer errores"

"Perdimos un escalón de confianza y credibilidad, no en Macri o en este gobierno, sino en que la Argentina de verdad crea que tiene que llevar a un equilibrio su economía y no depender del ahorro externo", manifestó el funcionario al periodista Luis Majul en el programa La Cornisa.

Además dijo que la Argentina "es un país contradictorio. Si fuera todo imposible de cambiar, no estaríamos donde estamos. Los argentinos no quieren más las décadas de frustración que hemos tenido" y agregó: "vamos a mirar la parte positiva. Nosotros somos optimistas y creemos que todos los problemas de la Argentina tienen solución".

En cuanto a la decisión de pedir financiamiento al FMI dijo que "un gobierno no se asusta cuando toma decisiones". "En estas situaciones hay que tomar decisiones claras, de liderazgo. Nosotros creemos en la transparencia y en decir la verdad", aseguró. 

"Hay que estar tranquilos. El Gobierno tiene las herramientas y el diagnóstico. Estamos seguros de que vamos a salir bien", expresó Peña con el objetivo de llevar tranquilidad a los argentinos. 

Por último, reconoció que "un momento difícil" pero no "el más difícil". "Estábamos peor en diciembre de 2015 cuando asumimos", aseguró y remarcó: "Si todos tenemos responsabilidad, esto tiene solución. Estamos encaminados para eso."