El apoyo de los porteños asentó a Elisa Carrió como una de las referentes de Cambiemos. Al ser consultada sobre la senadora electa, Cristina Fernández de Kirchner, la Diputada señaló que tiene "pena", y que quiere "que vaya presa y que devuelva el dinero". Además, aseguró que si hay justicia, deberá ir presa.

"¿Vos creés que es feliz? ¿Creés que el dinero le da felicidad?", le preguntó Carrió a quienes la entrevistaban en LN+.

Sobre cómo se sentía mientras gobernaba el kirchnerismo, Carrió "había días que parecía que el cuerpo no me daba, que quería irme con Dios porque el peso de lo que podía pasar si ellos ganaban era tan grave".

"No tomo champagne, no soy una nueva rica como ellos", respondió al comentario lanzado por el ex ministro de Planificación al momento de su detención. "Esto es el centro de la matriz mafiosa", sentenció respecto del "sistema" anterior.

Además, cuestionó al Papa Francisco y señaló que nunca se confesaría con él y que a pesar de que tiene una buena relación, no coinciden en términos políticos.

Finalmente, Carrió habló sobre la renuncia de Alejandra Gils Carbó al frente de la codiciada Procuraduría General de la Nación. Celebró su renuncia y mencionó que en su momento ella la impugnó. "El lobbista que defendió a capa y espada y que convenció a todos de defender a Gils Carbó fue Ricardo Gil Lavedra".