El juez federal Sergio Torres procesó sin prisión preventiva y con un embargo de 15 millones de pesos al ex titular de la Administración Federal de Ingresos Públicos,  Ricardo Echegaray, por "delitos de defraudación por administración fraudulenta en perjuicio del Estado y negociaciones incompatibles con el ejercicio de la función pública", en el marco de la licitación para la limpieza del edificio de la AFIP en 2011.

Durante la gestión del kirchnerismo se licitó por $15.196.000 a la empresa Limpiolux la limpieza de las instalaciones que presidía, a pesar que hubo una propuesta más económica. Aparentemente, AFIP habría apartado las mismas para beneficiar a Cecilia Peluso quien estaba al frente de la compañía que resultó ganadora, quien también fue procesada.

El fiscal del caso, Federico Delgado, había pedido la indagatoria de Echegaray y de Norberto Peluso, el hermano de "Luis "Chiche" Peluso, quien se encontraba al frente de la Lotería de la provincia de Buenos Aires por designación del por entonces gobernador Daniel Scioli.

Luego de las declaraciones concluyó que "la adjudicación de la licitación a la empresa "Limpiolux" con un sobreprecio de al menos $3.386.705,71, se benefició a la adjudicataria, utilizando para ello dinero perteneciente a las arcas públicas, el cual, entonces se lo afectó a un destino distinto e incompatible con el correspondiente".

En ese marco, Torres corroboró las hipótesis y tras un peritaje contable pudo dictar el procesamiento de Etchegaray.