Sin dudas atraer y retener talento es uno de los más grandes desafíos que las empresas enfrentan hoy. Lejos en el tiempo quedaron los días en que la permanencia en una misma empresa y un mismo trabajo para toda la vida eran moneda corriente. Ya no se piensa en términos de crecer, desarrollarse y jubilarse en un mismo lugar. Por el contrario, se trata de hacer más interesante e intenso el recorrido, de vivir una experiencia enriquecedora.

 Para que la experiencia sea enriquecedora, las personas buscamos sentirnos valoradas en 5 dimensiones:

 1) Salario Justo: Aunque algunas tendencias cambien, es muy difícil que dejemos de mirar esta dimensión, ya que al final del día nos permite satisfacer nuestras necesidades, vivienda, comida, ropa. Para que sea percibido como “justo”, el salario debe reflejar el nivel de contribución que realiza la persona. Una vez cubierta esta dimensión, podemos enfocarnos en las siguientes.

 2) Buen Trato: Diversidad e Inclusión. Pasamos muchas horas en el trabajo, conectándonos y relacionándonos con otros. Sentirse comprendidos, escuchados, tenidos en cuenta, son una dimensión clave. Los líderes son los principales responsables de la impronta que recibe el equipo, acerca de cómo hay que comportarse para crecer o al menos sobrevivir ahí adentro. Cuando los líderes son ejemplo, inspiran y motivan al equipo, las personas se sienten a gusto, se comprometen y quieren ser parte.

Cada vez más, las personas valoran trabajar en ambientes multidisciplinarios y aprender de las diferentes perspectivas. Poder encontrar unidad en la diversidad, es el gran desafío de las organizaciones hoy. Esto suele ser un gran atractivo a la hora de elegir una organización, especialmente para las nuevas generaciones.

 3) Talento: Conocimientos y Habilidades aprovechadas: Las personas nos sentimos bien cuando podemos aprovechar nuestros talentos, poner en práctica nuestras habilidades, la creatividad y continuar aprendiendo. ¿Qué oportunidades tengo de crecer y desarrollarme en lo que me gusta? ¿Si lo deseo, voy a poder viajar en mi trabajo? Cuando preguntamos a una persona si cree que está utilizando todo su talento y capacidades en su puesto actual, la gran mayoría cree que no; de ahí que la percepción que tengan sobre esta dimensión sea clave a la hora de aceptar o quedarse en un trabajo.

 4) Flexibilidad: Los avances de la tecnología en las comunicaciones, hicieron que se desdibuje el límite entre el horario de trabajo y de no trabajo. La posibilidad de mirar mails desde un teléfono a cualquier hora y desde prácticamente cualquier lugar, pone en jaque muchas veces, la necesidad de cumplir un horario fijo en la oficina.

Siempre que la tarea lo permita, la posibilidad de tener cierta flexibilidad que permita balancear el tiempo de trabajo con la vida personal, hará más atractiva la propuesta. La posibilidad de trabajar remoto en algún momento de la semana o del mes, es un plus.

 5) El Legado: Sustentabilidad: Promover un desarrollo económico en armonía con el medio ambiente, es un tema que cada vez ocupa más la atención de las personas.

Las empresas que tienen en cuenta el impacto de lo que producen en la sociedad y buscan un equilibrio, suelen estar entre las favoritas. Las personas trabajan más a gusto cuando las funciones están alineadas a sus valores, acordes a sus principios y pueden hacer una diferencia.

 

* CEO y fundadora de mibucle.com /Con  amplia experiencia en RRHH y Coaching en diversas multinacionales, se especializa en ayudar a los profesionales en su desarrollo y a las empresas con su Marca Empleadora

https://www.mibucle.com