San Andrés de Giles tiene su origen en un humilde oratorio que hizo construir el padre Vicente Piñero, cura vicario de San Antonio de Areco, en terrenos donados en 1793 por Francisco de Suero y Giles. La primera misa en dicho oratorio fue rezada por el Padre Vicente, el 30 de noviembre de 1806, fecha fundacional del pueblo.

Alrededor del oratorio, se levantaron los ranchitos cercados de tunas, que fueron conformando el poblado inicial, apenas asomado entre cardales, cortadera y vizcachuelas, en el paisaje extendido de la pampa bravía.


“Después, creció mansamente,

con una paz campesina

de trigales”


Los hitos históricos más importantes, que van marcando el crecimiento del pueblo son los siguientes:

1821: El cabildo de Luján nombra la primera autoridad para Giles, un Alcalde de Hermandad.

1827: El oratorio es designado Ayudantía de Parroquia con capellán estable

1830: El oratorio es elevado a Parroquia

1832: Se creó el Partido de San Andrés de Giles

La historia lugareña, participa de la historia grande de la Patria. Es así que se producen en San Andrés de Giles, hechos muy significativos:

1828: La comitiva que trasladaba a Manuel Dorrego hacia el campamento de Juan Lavalle en Navarro, acampa en San Andrés de Giles. Aquí, Dorrego escribe al Gobernador interino Guillermo Brown, solicitándole se le permita salir del país.

1831: Juan Manuel de Rosas visita la estancia “La Merced”, de la familia Figueroa, en su recorrida por los campos asolados por la sequía.

1834: En la Estancia “La Merced” se entrevistaron por última vez Rosas y Facundo Quiroga. En la estancia, Rosas escribe su famosa carta de la hacienda de Figueroa, dirigida a Facundo.

1835: Permanece una noche en “La Merced” en  calidad de prisionero el general José María Paz, durante su traslado a la prisión de Luján.

1840: Acampa en Giles el General Juan Lavalle, en su avance hacia Buenos Aires para combatir a Rosas. De regreso, vuelve a acampar en Giles desde donde dirige cartas a su esposa.

La mencionada estancia “La Merced”, también conocida como “Posta de Figueroa”, es una reliquia histórica de singular importancia. Fundada en 1755 por Tomás Figueroa estuvo hasta la fecha siempre en poder de la misma familia. En la actualidad esta ocupada por Julio Figueroa Castex, descendiente directo del fundador. La construcción ha tenido muy pocas modificaciones y su aspecto corresponde a 1830.

La inmigración contribuyó al desarrollo social, político y económico de San Andrés de Giles. Italianos, españoles, irlandeses y franceses, principalmente, fueron llegando a instalarse en el Partido; ya sea en las chacras, en las estancias, en las quintas y en la zona  urbana abrieron comercios y se establecieron oficios diversos.

Asimismo, las agrupaciones de inmigrantes, de ayuda mutua, dieron lugar a instituciones que tienen hoy, plena vigencia, como la Sociedad Italiana (1883) y la Sociedad Española (1884).


“A este pueblo,

mi pueblo,

los rieles le pusieron

el progreso paralelo”


La llegada del ferrocarril en 1889 significó un adelanto notable. La estación, a principios del Siglo XX, fue un centro social y económico de gran importancia porque la producción de los campos salía a través del ferrocarril rumbo a Buenos Aires.

En la zona rural y al paso de los rieles, se fueron fundando sucesivos pueblitos: Azcuénaga, Cucullú, Villa Ruíz, Heavy, Tuyutí, Franklin y Espora. Sobre Ruta Nacional N° 7, aparecen Villa Espil y San Alberto.

Y en la actualidad, estos parajes y pueblitos rurales constituyen un atractivo turístico, muchos de ellos ofrecen, además del encanto propio de los pequeños pobladores y el paisaje de los campos circundantes, gastronomía, artesanías, fiestas propias y otras notas de interés.

San Andrés de Giles fue declarada ciudad el 16 de diciembre de 1937. Su crecimiento ha sido lento y pausado, en la última década se han instalado numerosos familias provenientes de Capital y Gran Buenos Aires en busca de una vida más segura.

Pese a su condición de ciudad, Giles sigue viviendo como pueblo: la gente se conoce, se saluda en las calles, tiene gestos solidarios cuando es necesario, los gilenses son sencillos, humildes, respetuosos y serviciales. Desde el punto de vista económico es una población agrícola- ganadera, con algunas industrias y un fuerte movimiento comercial.

Cuenta con servicios educativos completos, preescolar, primaria, secundaria, terciaria, escuela técnica, agraria, especial, anexos de la Universidad Pedagógica y secundaria para adultos.

Existen clubes sociales y deportivos, centros de jubilados de gran actividad, talleres municipales de música, percusión, teatro, danza folklórica, tango, teatro, pintura, fotografía y literatura. Hay agrupaciones musicales de varios géneros. Se destaca el Ensamble Musical Municipal y la Orquesta Infanto Juvenil “Arroyos y Sembraderos”, también  son frecuentes los conciertos, exposiciones de pintura y obras de teatro que se desarrollan en el Centro Municipal de Cultura.

Giles también cuenta con entidades de bien público muy activas: Club Argentino  de Servicios, Rotary Club, Cáritas Monte de Novi.

San Andrés de Giles ofrece al visitante además de su estilo de vida pueblerino, varios puntos de interés histórico en el área urbana, suburbana y rural: plazas, monumentos, patrimonio artístico, capillas, sitios históricos y la experiencia de recorrer una ciudad sin edificios de altura donde el cielo se expande sobre el verdor de las arboledas.


“Mas, no pudo la ciudad

ahogarle

la austeridad de la vida

a mi pueblo

y hay todavía un aroma

a campos

que se viene despacio

por el viento

y lo quiero por eso

y lo respeto.

El corazón, el alma

y su gente,

todavía son pueblo

de aquel pueblo…”


Por Graciela M. León

Docente, escritora e historiadora, referente principal de San Andrés de Giles