En medio del pedido de detención para el intendente de Ensenada, Mario Seco, jefes comunales y legisladores bonaerenses se acercaron a esa ciudad para manifestar su apoyo y el acusado expresó que "es claro que Vidal quiere llevarse puesto a un Intendente que ganó por cuarta vez con el 60%". Además remarcó que como "no pudo con nosotros en las urnas", pretende "mandar un mensaje al resto de los intendentes peronistas para que se disciplinen".

El 14 de diciembre se llevó a cabo una sesión extraordinaria en la Cámara de Diputados bonaerense, con un palacio legislativo blindadoEse día, trabajadores del Banco Provincia y el gremio La Bancaria acompañados por gremios docentes, se movilizaron para repudiar las modificaciones a la reforma previsional y fueron gravemente reprimidos. 

Secco era uno de los que estaba afuera del edificio y luego que los legisladores votaran un cuarto intermedio, ingresó al recinto y abruptamente arrojó en el escritorio del presidente de la Cámara, Manuel Mosca un manojo de "cartuchos" de metal para mostrar con qué se estaba reprimiendo. La finalidad del Intendente era que se detuviera la sesión. Por eso, el jefe comunal fue denunciado por “coacción agravada”.

Desde el espacio del jefe comunal kirchnerista, denunciaron que se trata de "persecución política" y en un escenario complicado para el mandatario, los intendentes de, Avellaneda, Jorge Ferraresi; de San Antonio de Areco, Francisco 'Paco' Durañona; y de Villa Gesell, Gustavo Barrera; junto a los legisladores que encabeza, Florencia Saintout, se sumaron al repudio de la medida.

En ese contexto, Secco explicó que "es claro que Vidal quiere llevarse puesto a un Intendente que ganó por cuarta vez con el 60%" y recalcó que la intención del Ejecutivo a través de la justicia es "mandar un mensaje al resto de los intendentes peronistas para que se disciplinen", aunque admitió que su accionar, "no fue la manera más elegante de denunciar la balacera" que tenía lugar en las inmediaciones de 7 y 53.

Aprovechó el encuentro para aclarar que "es mentira que rompí una reja" y además aseguró que "no tuve resistencia a la autoridad porque ninguna fuerza de seguridad me dijo nada". También remarcó que "los diputados me invitaron a entrar".

Más tarde, relató que "pasé delante de toda la infantería y no me paró nadie. Aparte iba acompañado por todos los diputados que en un cuarto intermedio me invitaron a denunciar lo que estaba pasando en la calle. Yo entré de una manera que no es la correcta, pero estaba indignado por lo que había sucedido".

Secco apuntó contra los medios de comunicación y mencionó lo llamativo que resultó que hayan "agarrado a un intendente a tiros en la plaza y ningún medio haya dicho nada". 

"Están inventando toda una causa para detenerme, sino expliquen por qué me imputan toda una serie de delitos que tienen entre 8 y 12 años de prisión", inquirió.

El hombre de Ensenada remarcó que "la causa que armaron se debe a que la Gobernadora no pudo con nosotros en las urnas, tampoco pueden con el bloqueo financiero, ya nos debe $150.000.000 de impuestos solo por el Astillero, y por eso ahora buscan disciplinar queriendo meterme preso" y concluyó: "no quiero que suceda".

Otro de los mandatarios que expresaron su apoyo al Intendente denunciado fue el vicepresidente del Partido Justicialista (PJ) bonaerense, Fernando Gray, que en el acto de asunción, le dijo a Diagonales que "estoy muy preocupado" y contó que "vamos a pedirle una reunión al Procurador General" para aclarar la situación. 

El mandatario de Esteban Echeverría consideró que "'coacción agravada' es una figura excesiva para lo que sucedió en la Cámara de Diputados".