Tras la turbulenta semana pasada a causa de los recambios del Gabinete, el presidente Alberto Fernández retomó su agenda de gestión en el distrito de José C. Paz y con ello la campaña de cara a noviembre. Con motivo de la inauguración del nuevo edificio de la facultad de Ciencias Médicas de la universidad local, el Presidente se muestró junto a Axel Kicillof, el flamante jefe de Gabinete, Juan Manzur, y el diputado nacional Máximo Kirchner, en un intento por brindar una imagen de unidad frente a la sociedad.

Durante su discurso, el jefe de Estado se refirió a la flexibilización de las medidas sanitarias y cuestionó la postura de la oposición. “Ahora nos acusan de libertinos los mismos que nos acusaban de encerradores en otros tiempos”, ironizó. "Podemos ir poco a poco recuperando nuestra cotidianeidad; eran medidas que pensábamos tomar antes, en función de la situación epidemiológica”, agregó al negar que se trataran de decisiones que respondieran a motivos electorales. 

Una vez más, el mandatario aseguró que “escuchó el mensaje” que recibió en las PASO y remarcó que, a diferencia de Cambiemos en 2019, no cerró el Ministerio de Trabajo sino que promovió “un acuerdo unánime entre trabajadores y empresarios para el aumento del salario mínimo vital y móvil”.

“El mensaje lo hemos oído, la respuesta es ésta, necesitamos es cambiar planes por trabajo, y eso no significa dejar abandonado al que necesita de la asistencia del Estado”, expresó. 


Además de los mandatarios de Nación y Provincia, estuvo presente también el intendente Mario Ishii, cuyo distrito fue uno de los territorios donde el Frente de Todos cosechó una mayoría favorable de votos en las últimas elecciones PASO.

“No hubo una sola vez que estuvimos en José C. Paz que el intendente Mario Ishii no nos llevara a ver el que es uno de los verdaderos logros que es esta universidad”, expresó Axel Kicillof en su discurso.

“José C. Paz es uno de los distritos donde todavía faltan muchísimas cosas. Donde son dolores cada una de esas postergaciones y ausencias. Pero para Mario lo que no podía faltar más es la educación libre y gratuita para todo el pueblo. Las universidades deben ser para todos y todas. No para élites y minorías como nos quieren hacer creer”, agregó.

En cuanto al complejo que ahora es inaugurado, se trata de una edificación de 20.370 metros cuadrados cubiertos, pensado para unos 21.600 alumnos y en su planta baja alberga 94 aulas de gran tamaño, sector de morgue o aula de técnica con conexión propia al exterior y baños.