Con una agenda cargada, esta tarde, Axel Kicillof presentó la Escuela Sindical de Género, junto a la ministra bonaerense de las Mujeres, Estela Díaz, en un acto en el Salón Dorado de la Casa de Gobierno.


El objetivo de la Escuela es incidir en la estructura sindical a través de la construcción de espacios laborales de equidad y protección contra las violencias y de promoción de derechos. La iniciativa busca discutir cuestiones vinculadas a la paridad de género hacia el interior de los gremios, donde las dirigencias aún son compuestas mayoritariamente por hombres. 

Durante la actividad, el gobernador Kicillof trazó un paralelismo entre “la tradición machista” dentro del sindicalismo y la política bonaerense. “La política de la provincia de Buenos Aires viene de una tradición machista, no es por que su dirigencia no haya sido ocupada por mujeres, sino porque hay una cultura del machismo tan básica como llamar a los intendentes del gran Buenos Aires ‘los barones’ del Conurbano”, sostuvo el mandatario.

“Eso no hay que deconstruirlo, hay que demolerlo”, opinó. “Es mentira que el sindicalismo esté compuesto mayoritariamente por hombres, sin embargo hay un techo que impide que las mujeres lleguen a puestos dirigenciales”, remarcó Kicillof y aseguró que se trata de un espacio cargado de prejuicios.

Por ello, el gobernador señaló que “hacía falta una Escuela Sindical de Género. Hacía falta empezar a discutir la tradición machista; discutirla para terminarla”.

En la actividad también estuvieron presentes la presidenta del CONICET Ana Franchi, el presidente de la UNLP Fernando Tauber, el Secretario General de la CTA Hugo Yasky y el Secretario General Nacional de la Asociación Bancaria Sergio Palazzo integrantes del Consejo Institucional.