El presidente de  la Nación, Alberto Fernández, realiza el anuncio de una nueva extensión del aislamiento por 21 días más junto al gobernador bonaerense, Axel Kicillof y al jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta. Es decir que se extiende hasta el 28 de junio. El resto del país (el interior) pasa a una etapa de "distanciamiento".

El mandatario argentino comenzó el anuncio compartiendo un video en el que se destacan las realidades diferentes de la Argentina, pero donde se advierte la importancia de permanecer aislados para que no aparezcan nuevos casos. En lo comunicacional, se mostró mayor distanciamiento entre Fernández, Kicillof y Larreta. 

Fernández destacó los logros de la cuarentena en comparativa con los países de la región. "Es muy importante la responsabilidad social, fundamentalmente, del país en blanco", expresó el Presidente. 

"Hemos hecho bien las cosas como sociedad. Siempre marco esto porque me parece importante. Gracias a Dios no tenemos los muertos que pudimos haber tenido si no nos hubiéramos cuidado", remarcó Fernández y agregó que "tenemos que entender que nosotros no superamos el problema".

"El descuido de uno puede convertirse en un problema en cualquier ciudad del interior de la Argentina", dijo Fernández quien destacó el trabajo conjunto con todos los gobernadores.

Fernández insistió en "mostrar los datos comparativos para mostrarles que esto tiene sentido hacerlo". 

A su turno, Horacio Rodríguez Larreta, destacó "el trabajo coordinado con el Gobierno Nacional y de la Provincia". "Entiendo la angustia e incertidumbre de la gente pero quiero destacar el efecto positivo que ha tenido la cuarentena, nos permitió a todo el país fortalecer el sistema de salud, evitar un aumento exponencial de los casos y generar consciencia y responsabilidad sobre las medidas de cuidado", expresó el jefe de gobierno porteño. 

"Vamos a mantener la restricción en las zonas de gran aglomeración y vamos a darle la posibilidad a los comercios de indumentaria de escala barrial", informó Larreta. Además, señaló que "como decía el Presidente lo más importante es que la gente siga cumpliendo con esa  responsabilidad que tanto valoramos. Si volvemos a tener una escalada o hay un incumplimiento masivo tendremos que volver para atrás. Es una enfermedad nueva que no tiene conocimiento científico. Es muy difícil proyectar". 

Larreta sostuvo que "es posible que convivamos con procesos de avances y retrocesos, pasa en todo el mundo". "Tenemos que ser muy estrictos en todas las situaciones que generen aglomeración de gente. Y en aquellas actividades permitidas tenemos que ser muy precisos en los protocolos", señaló. 

"En la Ciudad, el sistema de salud, incorporamos camas, respiradores que nos provee y agradezco a Ginés González García, sumamos profesionales, adelantamos compra de insumos de protección, los testeos, ahora nos ingresa una tanda grande de testeos rápidos y tenemos treinta hoteles más un centro de aislamiento de contagiados leves, quiero agradecer a Fernán Quirós que están todos haciendo un trabajo enorme", manifestó el alcalde porteño. 


Axel Kicillof, por su parte, comenzó destacando que estamos en "mil casos por día" en el país. Y destacó las diferencias que hay entre el AMBA y el interior del país, aunque marcó también las diferencias entre el conurbano y el interior de la provincia de Buenos Aires. 

"Tenemos dos realidades contrastantes y diferentes al interior de la provincia", señaló Kicillof quien además insistió en que el problema no es una generalidad de los barrios populares.