Al menos cinco delincuentes ingresaron a la casa del exjefe del Ejército César Milani durante la madrugada de este jueves. Lo encerraron, junto a su esposa y a sus empleados, en un vestidor y se llevaron un motín que incluyó dinero en efectivo y armas de fuego.

Aún se desconoce cómo entraron al domicilio de la calle O’Higgins al 3600, en el barrio La Horqueta, en San Isidro y se estima que podrían ser más: entre seis y siete. Según las primeras informaciones, no hubo heridos.

Según informaron, los delincuentes, que llegaron cerca de las 0.30, permanecieron alrededor de una hora y se llevaron, entre otros objetos de valor, una pistola calibre 9 milímetros que le otorgaron en el Ejército. Los investigadores analizan las cámaras de seguridad de la cuadra, pero se habla de que habrían escapado en dos vehículos que se mantuvieron fuera de la vivienda durante el robo.

"Las personas estaban fuertemente armadas, eran armas importantes", detalló Milani en conversación con la prensa. Y aseguró que "no era personal drogado ni alcoholizado, estaban totalmente tranquilos".

Además, contó que "un conocido que es del cuerpo médico del club Boca Juniors me alcanzó la grabación de los vehículos". 

"No era un grupo cualquiera, eran profesionales, actuaron como un grupo comando. Huelo que atrás de esto hay personal de alguna fuerza de seguridad", expresó el ex jefe del Ejército.