Tras la aprobación del endeudamiento por $87.000 millones, que se logró por el apoyo de legisladores del Frente Renovador, el gobierno de María Eugenia Vidal avanzó con la conformación de una comisión bicameral para saldar su acuerdo con Sergio Massa que pretende el desdoblamiento de las elecciones municipales en al menos una veintena de municipios bonaerenses.

Sin embargo, la medida ya genera rechazos entre los oficialistas que, en muchos casos, hicieron uso del “arrastre” de Vidal y Mauricio Macri en la última elección para acceder a la conducción de las comunas bonaerenses. Entre los detractores al desdoblamiento de las elecciones a intendente, concejales y consejeros escolares se ubicó el senador de origen radical que conduce el bloque Cambiemos en el Senado. 

“No considero posible que se desdoblen las elecciones municipales, porque no tiene salida en materia de interpretación constitucional. Creo que es muy clara la Constitución de la Provincia en el mandato que da”, afirmó el escobarense Roberto Costa  y destacó: “Que se desdoblen las elecciones y la Provincia vote en fecha distinta a la Nación si lo veo”.

Es que el gobierno de Vidal viene presionando a los hombres fuertes de la Rosada para que apoyen el desdoblamiento de las elecciones de la Provincia, respecto de la Nación, ya que la imagen negativa que acumula el Presidente Mauricio Macri en los territorios más populosos del Conurbano podrían restar puntos a la Gobernadora.

Lo cierto es que desde la recuperación de la democracia, las elecciones en la provincia de Buenos Aires han estado siempre atadas a los comicios nacionales y un desdoblamiento podría ser un arma de doble filo, incluso para Cambiemos.

“La ley electoral dice que el poder Ejecutivo tiene que llamar a elecciones en conjunto con el gobierno nacional. Creo que nosotros tendríamos que dejar de tener esa obligación, más allá de que después se haga el mismo día o no”, opinó Costa en una entrevista con “Zona Norte Diario”. Y explicó: “La gobernadora podría fijar fecha de elecciones distintas a Nación como tienen la mayoría de las provincias. Eso no significa que haya que hacerlo, sino que no hay por qué obligar a la Provincia de Buenos Aires a que siempre esté atada a los destinos electorales de la Nación”.