La Escuela Primaria N°22 de Paraje Pavón de General Lavalle fue cerrada por emergencia edilicia hace más de 32 días porque tras una auditoria del gobierno de María Eugenia Vidal, detectaron que las paredes se encontraban electrificadas. Desde ese entonces las 700 familias que envían a sus hijos a ese establecimiento, reclaman al Ejecutivo que repare las instalaciones para que los niños y niñas puedan cumplir con la jornada doble de escolaridad y el servicio de comedor.

Desde principios de año, SUTEBA La Costa-Gral. Lavalle viene denunciando los problemas edilicios en la EP nº 22. Luego de la explosión de la Escuela de Moreno que terminó con la vida de Sandra y Rubén, el Gobierno bonaerense comenzó a revisar las instalaciones de las escuelas con denuncias y desde el 1 de octubre, como se detectó que las paredes del único colegio primario del Paraje estaban electrificadas, está cerrado.

El viernes pasado, los delegados gremiales realizaron una presentación ante el Ejecutivo para exigir una pronta solución "ante el abandono que ha sufrido esta unidad pedagógica y la desidia de quienes deben velar por ella,  haciendo que las condiciones dignas de aprendizaje y de enseñanza de estudiantes y docentes se vea vulnerada, así como el derecho a una educación de calidad".

Por un lado, presentaron una carta ante el director General de Cultura y Educación bonaerense, Gabriel Sánchez Zinny, para denunciar que "el Estado Provincial incumple sus responsabilidades tanto como garante  de la educación pública, como en la aplicación de la normativa vigente en materia de Salud y Seguridad en los Establecimientos Educativos.

Paralelamente, enviaron un segundo escrito ante la Jefa Distrital de Gral. Lavalle, María Lafrossia, en la que dejan asentado que responsabilizan al Gobierno "por todo aquello que pudiera acontecerle tanto a alumnos, personal auxiliar y docente por estar en ámbitos que no se condicen con la actividad pedagógica y tampoco con las normas de seguridad que rigen para los servicios educativos".

Según explicaron en los documentos presentados, desde hace 32 días que la "escuela" funciona en el Centro Cultural del Paraje "con baños químicos e infraestructura que no son propias de una institución educativa". Además, detallaron que el "primer ciclo: 1ro,  2do y 3er año- funcionaron (hasta el 2/11) en otro predio prestado que tiene a su alrededor 'espejos de Agua' que no fueron vallados o cercados correctamente para prevenir un accidente".

Finalmente, aprovecharon para exigir que "se cumpla con el acuerdo paritario" y al gobierno de Vidal, "escuelas seguras a través del cumplimiento de los 12 puntos del acuerdo paritario con la CTERA".