Continúa la reorganización de filas de Juntos por el Cambio mientras se palpita, cada vez más cercana, la temporada electoral de 2021. En ese escenario, quien busca apuntalar cada vez más su lugar es la ex gobernadora María Eugenia Vidal, que ayer volvió a mostrarse vía Zoom en diferentes actividades. Allí, volvió a reforzar el ala “dialoguista” de Horacio Rodríguez Larreta y marcó distancia al macrismo duro.

En diálogo con dirigentes y militantes del Pro de Río Negro, Vidal no sólo respaldó la figura del jefe de Gobierno porteño, sino que además destacó a referentes del sector “peronista” de la oposición como Emilio Monzó, Rogelio Frigerio o Miguel Ángel Pichetto. Este gesto aparece como un fuerte guiño hacia Mauricio Macri, quien envió críticas a ese espacio de la coalición, al que adjudicó varios de los errores que condujeron a la derrota de 2019.

Gracias a Monzó y Frigerio logramos tener las leyes más importantes y construir gobernabilidad durante los cuatro años de gobierno con una enorme minoría legislativa y estructura política”, fueron las palabras de la ex gobernadora que ahora es vista por varias figuras del macrismo bonaerense como uno de los principales cuadros políticos de cara al año que viene.

En tanto, Vidal remarca su intención de encolumnarse detrás del sector moderado de JxC, en contraposición con el ala radicalizada que ahora encarnan figuras como la ex ministra de Seguridad Patricia Bullrich o el propio ex Presidente de la Nación.

Al ser consultada por el avance de la pandemia de COVID19 en Argentina y cómo hubiera actuado ella si todavía continuara en gestión. La respuesta fue clara: “Lo hubiera manejado como Horacio (Rodríguez Larreta) y como nuestros intendentes del conurbano. Hay muchos ejemplos de cómo el Pro hubiera respondido. Lo hicimos con prudencia, honestidad, profesionalismo. Lo hubiera hecho muy parecido a ellos”.