Las Abuelas de Plaza de Mayo presentaron a Javier Matías Darroux Mijalchuk, el nieto 130 que recupera su identidad. Es Hijo de Elena Mijalchuk y Juan Manuel Darroux, desaparecidos en diciembre de 1977, cuando él tenia cuatro meses.

"Matías pudo encontrarse con su familia, saber su origen biológico e iniciar la búsqueda de su hermano o hermana, ya que Elena estaba embarazada de dos meses", explicó la presidenta de Abuelas, Estela de Carlotto quien antes de repasar la historia del nieto 130, habló de la felicidad que produce "una lucha que da resultados positivos".

Además señaló que "el tío Roberto Mijalchuk recibió el llamado tan esperado a ese teléfono fijo que nunca había dado de baja. La CONADI le comunicó que había encontrado a su sobrino. Matías Javier Darroux Mijalchuk conoció su origen y hoy las #Abuelas le damos la bienvenida a esta enorme familia".

Javier Matías relató que siempre sospechó ser hijo de desaparecidos, al saber que era adoptado. Según su expediente, fue encontrado en diciembre de 1977 por una vecina en en la intersección de Ramallo y Grecia, a tres cuadras de la ESMA, muy cerca de donde fue vista Elena por última vez con su vive.

A pesar de estas dudas, recién en 2006 se pudo acercar a Abuelas. “Tenía que ser consciente que del otro lado me podían estar buscando. Varios de mis amigos tenían razón, mi tío me buscaba hace cuarenta años”, contó respecto de esta decisión, al tiempo que llamó a todos los que tengan incertidumbre y “estén pasando por una situación similar a juntar coraje”.

“Quiero más que nada agradecer, quería hablar con el corazón y agradecer a todos los que contribuyeron con la restitución de mi identidad”, resaltó Javier Matias, quien destacó que las Abuelas “no perdieron la esperanza de encontrarme con vida”.

“La restitución de mi identidad es una homenaje a mis padres, una caricia al alma”, sostuvo el nieto 130.