El gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires continúa en plena disputa por la presencialidad de clases en los colegios porteños. La pugna judicial iniciada por Horacio Rodríguez Larreta frente a las medidas de Nación ahora se encuentra en manos de la Corte Suprema, que decidirá si le otorga autonomía o no. Mientras tanto, el sistema sanitario del distrito se mantiene en alerta para la permanencia de 83 camas libres en pleno desarrollo de la segunda ola de contagios de COVID19.

Fue el vicejefe de Gobierno de la Ciudad, Diego Santilli, quien se refirió al manejo de las clases en territorio porteño, mientras se espera una decisión firme de la Justicia. “En la Ciudad de Buenos Aires hoy los chicos de jardín de infantes, primaria y educación especial tienen clases; la secundaria hemos decidido hacerla bimodal, es decir, con una parte virtual y otra presencial”, explicó Santilli.

En diálogo con Radio Mitre, el funcionario se refirió a la disputa judicial con Casa Rosada y expresó: “Si el fallo de la Corte Suprema fuera a favor de la autonomía de Buenos Aires, nosotros continuaríamos con la presencialidad; y si no fuera así, tendríamos que acatar lo que el máximo tribunal del país decida”.

En tanto, la situación sanitaria en CABA sigue en alerta y desde las autoridades apuestan a que se experimente una baja de casos recién a partir de la semana próxima. “Todo esto lo hacemos para seguir ayudando a la baja de la circulación, para que haya menos contagios e intentar llevar la curva, que está amesetada, hacia abajo. Si bien los casos están con una leve tendencia a la baja, todavía el sistema sanitario sigue muy tenso”, señaló Santilli.


Cabe remarcar que en el distrito gobernado por Horacio Rodríguez Larreta solo hay 83 camas disponibles en el sistema sanitario. El ministro de Salud de la Ciudad, Fernán Quirós, sostuvo que si bien se experimentó un descenso de contagios, todavía falta tiempo para que eso se traduzca en el nivel de demanda del sistema de salud.

“Bajó a un promedio diario de la semana de valores de 2.800 a 2.400 en esta semana. Los casos incidentes subieron hasta el 12 de abril, se estabilizaron y bajaron en los últimos cinco días. Pero las camas de terapia intensiva suelen tener una diferencia de entre siete y diez días de temporalidad demorada respecto de la curva de casos incidentes”, indicó el titular de Salud.