“Se decidió no avanzar con esta ley hasta tanto se generen los consensos de todos los actores involucrados, especialmente los residentes y concurrentes”, informaron desde el Ministerio de Salud porteño, en medio de un paro contra la normativa sancionada esta semana.

La ley sancionada el jueves pasado en la legislatura porteña, con represión a la fuerte protesta que desarrollaba afuera, establecía una serie de cambios en la regulación de la actividades de residentes y concurrentes en los hospitales de la ciudad.

Con una movilización y acampe, los residentes y concurrentes mostraron esta semana nuevamente su rechazo. La medida se completó con la entrega de un petitorio con más de cien mil firmas en rechazo a la iniciativa, la cual aseguran «precariza el trabajo del eslabón más débil del sistema de salud, y considera a los Residentes y Concurrentes como material descartable. Es una ley votada con suma urgencia que no contempla las necesidades de residentes y concurrentes».

 Luego de esto, fuentes oficiales confirmaron la marcha atrás y mañana mismo, residentes y concurrentes porteños volverán a ir a la legislatura para exigir que se haga efectiva.