Después de dos años de pandemia, los resultados de la última elección nos muestran que los cuidados que necesitaban lxs argentinxs eran mucho mayores que los que la pandemia exigía. Lxs argentinxs padecieron cuatro años de un gobierno de pura mala praxis  y marcaron en las urnas que el esfuerzo por parte del Gobierno Nacional tiene que estar dirigido a mejorar las condiciones económicas de las grandes mayorías.  En esta nota trataremos, de pensar que es lo que aconteció en las ultimas PASO.

¿Y si estamos confundidos?

Muchas de las lecturas acerca de lo que iban a ser los resultados de las PASO partían de la premisa que como el macrismo había destruido al país, los votos del pueblx argentinx llenarían las urnas con las boletas del FdT. Sin contar con el esfuerzo sobrehumano que hicieron tanto el gobierno provincial, como el gobierno nacional por frenar los efectos de la pandemia del COVID-19;  el gobierno anterior consideraba que no había que generar nuevos hospitales, había convertido el Ministerio de Salud en Secretaría, y en términos generales había desfinanciado el sistema de salud. Pero entonces… ¿El pueblx argentinx votó en contra suyo? ¿O quizás, esos ciudadanos tienen otros intereses diferentes a tener trabajo, que le alcance su sueldo, que el Estado lo proteja frente a situaciones como la pandemia? ¿O será como sostiene el PRO y sus primos exaltados, los libertarios, que el pueblo no existe, que cada uno vota según criterios estéticos “libres” o sea independientemente de las cosas que necesitan para vivir él/ ella o su familia?

Lo que pasó es que la promesa electoral del FdT no pudo cumplirse por la pandemia, pero además de no poder cumplirse, la situación social empeoró. Frente a esta situación, determinados sectores de la economía  mejoraron sus ganancias y los que perdieron son los de siempre. Si perdieron los de siempre (los sectores desocupados, los trabajadores, el pequeño comercio, las pymes, el pequeño productor) en términos económicos, es lógico que en las elecciones hayan perdido sus representantes políticos: El Frente de Todos. Por decirlo en términos en que los que lo expresaba el gran escritor Manuel Ugarte: No puede existir un Frente de Todos con victoria electoral, en un país donde su pueblo empeoró sistemáticamente sus condiciones de vida. 

Ah pero Macri…

Lo gracioso que resulta Martín Tetaz, ese proyecto denigrado de una Franja Morada privatizada que ya no puede ni defender la educación pública gratuita, que en televisión se mostró con una remera con la frase con la que iniciamos este apartado, es trágico. Pretende negar el defalco económico que generó el ex presidente a la Argentina en general. ¿O piensa el mediático Martín Tetaz que el endeudamiento criminal que produjo el Gobierno de Macri está bien? Se olvida este “Radical” que la última dictadura, que destruyó la economía argentina le dejó al ex presidente Alfonsín, un país devastado y lo obligó a los condicionamientos externos del FMI. ¿No es acaso, lo mismo que hizo Macri con el gobierno del FdT?. No pretendemos semejante lucidez del candidato de Juntos en la Ciudad, porque la misma presupondría un nivel de sinceridad que a este columnista económico devenido en candidato le sería suicida para su posición política actual. Pero sacaremos una conclusión de esta intervención graciosa de este personaje. Con la explicación de lo que Macri dejó, no alcanza para convencer al pueblx argentinx de acompañar al Frente de Todos. Por otra parte, las denuncias del gobierno actual sobre mala praxis respecto del gobierno anterior, no fueron acompañadas de medidas que obliguen a los responsables del defalco, a solucionar los problemas generados al pueblx argentinx.

¿Por derecha? 

Algunas explicaciones de los resultados intentan mostrarnos una resolución electoral “por derecha”. El pueblx argentinx que votó una propuesta nacional y progresista en el 2019 después de haber padecido el peor gobierno democrático, volvería a la fuerza política encabeza por el PRO, al grito de reforma laboral, acabar con la indemnización por despido, achicar el Estado y demás recetas ideológicamente neoliberales. Las figuras del fanatismo libertario haciendo también una buena elección en la Ciudad de Buenos Aires parecerían marcar que la Argentina retrocede y se vuelve el paraíso del  Laissez faireLos votos del Macrimo son los mismos votos del 2019, cuya explicación es que el gobierno como no pudo desplegar su plan de gobierno, los que votaron PRO, vuelven a votar PRO, y aquellos que votaron al FdT en la última elección -en un alto porcentaje-, no fueron a votar.  Respecto al voto al neoliberalismo, refleja más una actitud frente a la crisis, que una mirada ideológica. Ese liberalismo fanático, imposible en todo el mundo, en la Argentina es más una aspecto de enojo con lo existente, con la injusticia y las desigualdades del sistema, que por seguidismo a la ideología de Milton Friedman.

Los trapitos al sol 

De repente, en la semana siguiente a las PASO el frente de Todos, volvía a parecer un espacio político desunido. Decimos volvía, porque de alguna manera la mayoría de los componentes de la rama política del FdT, venían del Frente para la Victoria y desde el 2008 se fueron fraccionando, durante el conflicto con las patronales agrarias. Las diferencias se expusieron públicamente y eso fue interpretado por muchos sectores como una debilidad. No vamos aquí a ponernos en la posición de juzgar quién de las partes tiene razón en dicho debate, lo que si sostenemos es que es necesario generar un espacio de institucionalidad para los distintos sectores del Frente de Todos, que las distintas miradas de la alianza gobernante puedan discutir las medidas necesarias para salir de la crisis provocada por la doble pandemia, pero también cómo salimos adelante respecto de medidas estratégica para los argentinos: la generación de industrias y empleos de calidad, la soberanía de los recursos estratégicos, el problema de la vivienda que padecen las grandes mayorías, la reunión con Latinoamérica para generar una mejor integración con el mundo, entre tantos problemas que el país debe resolver. En el marco de una fuerza que quiere un proyecto nacional pueden convivir distintos sectores sociales, distintas miradas coyunturales, distintas miradas ideológicas, lo cual no significa una debilidad sino una fortaleza.  La debilidad pasa por no encontrar un espacio donde “sentarse” a discutir esas diferencias y resolver las distintas miradas de cara al pueblx argentinx, que está esperando propuestas y proyectos.


*Licenciado en Sociología, Doctorando en Ciencias Sociales, Docente de la UBA y la UNDAV. Coordinador de Grupo de Estudios sobre Marxismo e Historia Argentina en el Instituto de Estudios de América Latina y el Caribe. Integrante del Centro de Estudios Nacionales y Sociales Arturo Jauretche. Twitter: @Pablolopezfiori